De la mano de la industria y la construcción, las provincias lideraron el alza del empleo registrado

Con una suba del 3,2% en todo el país, las 24 jurisdicciones mostraron una mejora en cuanto a la creación de empleo registrado privado entre diciembre de 2020 y el mismo mes de 2021. Distritos del Norte Grande, la Patagonia y Cuyo lideraron el crecimiento.
Construcción

Las provincias del Norte Grande, la Patagonia y Cuyo lideraron el crecimiento del empleo registrado privado, relegando a un segundo plano al Área Metropolitana de Buenos Aires, la región pampeana y el Litoral, habituales "locomotoras" del mercado laboral formal, en un contexto marcado por la recuperación luego de la primera etapa de la pandemia de Covid-19.

Los informes de diferentes consultoras en base a los datos de diciembre del Observatorio de Empleo y Dinámica Empresarial (OEDE) del Ministerio de Trabajo dan cuenta de una mejora liderada por Catamarca, Neuquén, Formosa y San Juan, basada en la industria y la construcción, entre otras actividades.

Con una suba del 3,2% en todo el país, las 24 jurisdicciones mostraron una mejora en cuanto a la creación de empleo registrado privado entre diciembre de 2020 y el mismo mes de 2021, aunque en la comparación contra febrero de 2020 -antes del inicio de la pandemia de coronavirus en la Argentina- hubo 17 provincias con alzas y 7 distritos con descensos, con una leve recuperación del 0,2% en el nivel general.

En la comparación con la pre-pandemia, el Centro de Economía Política Argentina (CEPA) distinguió cuatro grupos: las provincias con variaciones por encima del 2% (Catamarca, Tierra del Fuego, Misiones, Formosa, San Luis, Chaco, La Pampa, Río Negro, Santa Fe y San Juan), las que crecieron entre 0,5% y 2% (Entre Ríos, Corrientes, Santa Cruz, La Rioja, Santiago del Estero, Córdoba y Buenos Aires), las que cayeron entre 0,5% y 2% (Salta, Tucumán y Chubut), y los distritos con descensos de más del 2% (CABA, Neuquén, Jujuy y Mendoza).

El director de la consultora Politikon Chaco, Alejandro Pegoraro, identificó las causas de los principales crecimientos interanuales y destacó que en Catamarca (la que lideró el aumento tanto respecto de 2020 como frente a los niveles anteriores a la pandemia) hubo "una importante radicación de empresas en el marco de las facilidades dadas por la provincia en el Parque Industrial", con más de veinte compañías instaladas.

Neuquén, que la sigue a seis puntos de distancia, basó su expansión "casi en su totalidad por las empresas y servicios que operan en Vaca Muerta", en tanto Formosa, la tercera, lo fundamentó en el "protagonismo central que tiene la obra pública" y su correlato en la industria de la construcción.

En el otro extremo, el bajo desempeño de la Ciudad de Buenos Aires fue explicado a Télam por Pegoraro por "la recuperación muy lenta de las industrias vinculadas con servicios", en tanto en territorio bonaerense el peso de la performance de los partidos del conurbano "tiró para abajo el promedio", a pesar de la mejora en el interior de la provincia.

Otra forma de evaluar el empleo registrado privado es comparar los niveles actuales con los mejores desempeños en cada uno de los 24 distritos, que datan de diferentes períodos entre abril de 2013 (San Juan) y septiembre de 2019 (Neuquén), si bien en general los "picos" se ubicaron en los momentos previos a la crisis financiera del segundo trimestre de 2018.

A diferencia de la comparación interanual, en este caso todas las jurisdicciones están aún por debajo de sus mejores desempeños históricos, con dos extremos bien definidos: Santa Fe es la mejor provincia en este aspecto y los últimos datos oficiales la ubican un 2,5% por debajo de su nivel récord de 2017, en tanto Tierra del Fuego está a un 17,2% de su mejor marca (diciembre de 2015).

Por último, el indicador que mide la relación entre la cantidad de asalariados registrados y la población deja en evidencia las disparidades regionales, en un listado encabezado a considerable distancia del resto por la Ciudad de Buenos Aires, con 467 por cada mil habitantes, once veces más que Formosa, con 41 asalariados registrados cada mil habitantes.

"La estructura poblacional de la CABA, por un lado, y la dinámica de la relación conurbano bonaerense-ciudad, otorgan un fuerte valor final a este distrito, donde muchos de los que allí se desempeñan laboralmente no viven oficialmente en él", precisó Pegoraro.

Las provincias patagónicas también muestran altos guarismos: Tierra del Fuego, Neuquén, Santa Cruz y Chubut se ubican en el top, con 196, 176, 154 y 150 asalariados formales privados cada 1.000 habitantes, respectivamente, por el alto peso de actividades vinculadas con la actividad energética.

Otras seis provincias también exhiben un guarismo de más de 100 asalariados privados formales cada 1.000 habitantes: Santa Fe (140), Córdoba (130), Mendoza (116), Buenos Aires (107), San Luis, La Pampa (ambas con 102).

Por el contrario, en el fondo de la tabla se ve de manera casi exclusiva a las provincias del Norte, que ocupan los últimos nueve lugares, con guarismos inferiores a los 80 asalariados formales cada 1.000 habitantes, con la sola excepción de Misiones, que registra 81.

Además del caso ya mencionado de Formosa, figuran Salta, con 79 asalariados registrados cada mil habitantes, Jujuy (74), Catamarca (72), La Rioja (71), Corrientes (68), Chaco (60) y Santiago del Estero (51).

Te puede interesar