FBU_1140x100px

Fernández: "Enfrentar el cambio climático es un deber y un imperativo moral"

El Presidente encabezó la presentación del Plan Nacional de Adaptación y Mitigación al Cambio Climático para 2030, que abarca 250 medidas producto de 180 instancias de trabajo con las 24 jurisdicciones provinciales.
af

El presidente Alberto Fernández aseguró este martes que "enfrentar el cambio climático es un deber y un imperativo moral" y remarcó la importancia de "seguir trabajando para generar conciencia" con una problemática "del presente y no del futuro".

El jefe de Estado formuló estas declaraciones al encabezar la presentación del Plan Nacional de Adaptación y Mitigación al Cambio Climático para 2030, que abarca 250 medidas producto de 180 instancias de trabajo con las 24 jurisdicciones provinciales.

"El cambio climático no es un tema discursivo, sino que es un problema del presente y no del futuro. Es algo que existe y que todos los días nos castiga. Por lo tanto tenemos que empezar a resolverlo ahora. Para vivir en un buen mundo, y terminar con la desigualdad, enfrentar el cambio climático es nuestro deber, es un imperativo moral y ético. Si no lo hacemos, seremos cómplices de la degradación del planeta", remarcó Fernández.

En su primera aparición pública después de reunirse con el presidente electo del Brasil, Luis Inácio Lula da Silva, el mandatario argentino dio "gracias a Dios" porque con el triunfo del líder del PT, dijo, "hay alguien que va a cuidar el Amazonas".

"Pero el Amazonas lo talaron, lo talaron, lo talaron. ¡Qué hicieron el daño que hicieron!", señaló en clara referencia a las políticas llevadas adelante por Jair Bolsonaro.

En el acto, en el Museo del Bicentenario de la Casa Rosada, el Presidente estuvo acompañado por el jefe de Gabinete, Juan Manzur; el ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Juan Cabandié; la secretaria de Cambio Climático, Desarrollo Sostenible e Innovación, Cecilia Nicolini, y funcionarios del Gabinete Nacional de Cambio Climático y de las provincias.

Respecto de la diversidad de los representantes provinciales presentes en la actividad, Fernández agradeció especialmente a los "hombres y mujeres de todos los colores políticos y a los que no piensan como el Gobierno y están participando de este acto comprometiéndose con una estrategia común hacia el mañana".

"Les quiero dar las gracias porque han entendido de qué se trata esta propuesta. No estamos hablando de la acción de un Gobierno, estamos hablando de la acción de un país que quiere poner en primer lugar la preocupación por el cambio climático", explicó.

El Plan Nacional de Adaptación y Mitigación al Cambio Climático sintetiza las políticas consensuadas por para limitar las emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI).

Fernández sostuvo que "desde que se empezó a hablar del agujero de ozono la conciencia ha cambiado mucho, pero aun así nosotros tenemos que seguir trabajando para concientizar a todos sobre la trascendencia que tiene el cambio climático".

"Lamentablemente, el cambio climático del que hablamos es para mal porque la emisión de gases ha hecho que el mundo se recaliente. Vemos como diferentes zonas de Argentina se han recalentado y eso complica todo el sistema de producción nacional", detalló.

El Presidente planteó: "Nos tenemos que ocupar del cambio climático y resolver todos los perjuicios que han generado la ambición de los poderosos de seguir ganando a cualquier precio y de los negacionistas que decían que el cambio climático no existía y siguieron intoxicando al mundo".

"Hoy damos un paso muy importante como sociedad. Tenemos que dejar de creer que es una demanda hippie sobre el clima", finalizó Fernández, quien lanzó una convocatoria a "dejar de lado cualquier diferencia política y todos ir para el mismo lado porque si no, nos intoxicamos todos", aunque advirtió que "no es una pelea fácil porque hay una disputa de intereses" con los sectores productivos.

El plan presentado hoy, según se adelantó, contiene seis líneas estratégicas: Transición energética; transición productiva; movilidad sostenible; territorios sostenibles y resilientes; conservación de la biodiversidad y bienes comunes; y gestión sostenible de los sistemas alimentarios y bosques.

A la vez aborda cuatro enfoques transversales: género y diversidades; gestión integral del riesgo; salud; y transición laboral justa.

El ministro Cabandié destacó que la generación de una estrategia con una "participación federal y transversal" busca conseguir "miradas superadoras" donde se pueden generar tensiones con los actores del modelo productivo.

"Hay otro paradigma que es el paradigma donde la agenda ambiental tiene que estar por encima incluso de muchas decisiones que se llevan a cabo en lo productivo", comentó.

Cabandié recordó la difícil ecuación que supone encarar la transformación productiva hacia modelos menos contaminantes y la necesidad de crecimiento que tiene Argentina, dónde hay "oprobiosos" indicadores sociales.

"Es fácil ser un empresario de las principales compañías y en los encuentros presentarse como filántropo y no como empresario. Pero las 100 principales empresas representan el 72% de las emisiones de gases de efecto invernadero y esas empresas nunca están", dijo.

Respecto de la responsabilidad del Estado, Cabandié recordó que la Argentina produce sólo el 0,8 por ciento de las emisiones mundiales, pero que ha multiplicado por 10 el presupuesto en la materia, ha sancionado leyes y está a la espera del tratamiento de normas como la Ley de Envases y la Ley de Humedales.

Manzur, por su parte, resaltó que "la Argentina tiene hoy un Gabinete nacional vinculado al cambio climático, y eso es toda una definición que habla de una política de Estado que tiene que ver con el mediano y el largo plazo, que es transversal y en la que cada una de las áreas tiene algo para contar y para aportar".

El Jefe de Gabinete añadió: "Tenemos clara la hoja de ruta y un plan de trabajo conversado y dialogado. Lo que está impulsando hoy, Presidente, va mucho más allá de los períodos democráticos de gobierno, estamos pensando en la Argentina del futuro".

Sobre el plan, Nicolini señaló que "es una gran oportunidad para aprovechar todas las capacidades" disponibles.

"La Argentina ha asumido ese compromiso trabajando con todos los sectores y con todo el potencial para que realmente sea una política de desarrollo y de crecimiento con innovación, con una mirada federal y con justicia social y ambiental", afirmó.

El programa se elaboró en el ámbito del Gabinete Nacional de Cambio Climático, donde los ministros de Ambiente de todas las jurisdicciones definen los lineamientos estratégicos, como así también la actualización y validación de actividades y resultados.

Te puede interesar