El 2020 finalizará con casi 63% de la infancia en situación de pobreza en la Argentina

Nacionales 06 de agosto de 2020
Estimaciones actualizadas del organismo internacional para la infancia y que toma en cuenta la caída del PBI generada por la pandemia estima que la cantidad de chicas y chicos pobres pasará de 7 a 8,3 millones al finalizar 2020.
Pobreza infantil

Al finalizar 2020, habrá 1,2 millones pobres más entre los niños, niñas y adolescentes de Argentina en relación al año anterior, según un informe presentado este miércoles por Unicef que actualiza las estimaciones realizadas en mayo, cuando la organización pronosticaba que 750 mil niños, niñas y adolescentes (NNYA) caerían en esa situación para la misma época, por la pandemia de coronavirus.

Las nuevas proyecciones alertan que, entre diciembre de 2019 y diciembre de 2020, la cantidad de chicas y chicos pobres pasará de 7 a 8,3 millones, lo que en términos porcentuales implica que casi el 63% de los NNYA estará en esa condición a fin de año, muy por encima de la estimación del 58.6% realizada en mayo.

En tanto, se espera que la pobreza extrema crezca de 1,8 a 2,4 millones, afectando al 18.7% de los NNYA al final del período analizado.

"La pobreza extrema aumenta más en términos relativos, porque se incrementa un 33% mientras que la pobreza general está aumentando un 18%, lo que implica que los más afectados por esta situación son los que están en la indigencia", dijo Sebastián Waisgrais, especialista en Inclusión Social de Unicef.

No obstante "estos valores cambian significativamente" en función del lugar de residencia, el nivel educativo o de ingresos de los padres, evidenciando las "desigualdades".

Estos datos forman parte del informe "Actualización de la estimación de pobreza infantil" que Unicef elabora sobre la base de datos oficiales del Indec y los nuevos pronósticos de evolución del PBI realizados por el FMI, que en el caso de Argentina prevé una caída de la actividad del 9,9%, es decir, "significativamente" más alta que la previsión anterior, que era de sólo el 5,7%; y una recuperación "más lenta" durante el 2021.

Durante la videoconferencia que reunió hoy a una treintena de medios de todo el país, la organización presentó también los resultados de la "Segunda Encuesta de Percepción y Actitudes de la Población. Impacto de la pandemia y las medidas adoptadas por el gobierno sobre la vida cotidiana de niñas, niños y adolescentes" realizada sobre la base de 2.525 encuestas telefónicas a hogares con NNYA de todo el país.

La encuesta muestra que, más allá de la apertura de actividades, de la flexibilización de la cuarentena en parte del país y los programas de asistencia, 2,6 millones de hogares (45%) tienen sus ingresos laborales reducidos por la cuarentena.

Esta persistencia en la reducción de ingresos "no se da por la pérdida de empleo, que sigue estable en torno al 7%, sino por la disminución de la cantidad de horas de trabajo o de las ventas o changas" al interior de los hogares.

En cuanto al nivel de endeudamiento, la encuesta muestra que el 25% de los hogares tienen al menos una deuda y que el 15% tuvo que recurrir a un préstamo o al fiado para comprar alimentos, pero esa proporción aumenta al 25% si pertenece a barrios populares y al 22% para los titulares de la AUH.

Además, el porcentaje de hogares que dejó de comprar algún alimento por falta de recursos disminuyó levemente del 28 al 26%, pero la concurrencia a comedores populares aumentó (pasó del 8% al 10%) y mejoró notablemente el acceso: en abril el 8% de las personas que concurrieron a un comedor reportaron problemas para llegar o retirar viandas, indicador que en julio se redujo al 1%.

Por otro lado, el informe muestra que Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) alcanza ahora al 47% de los hogares con NNYA frente al 22% que lo recibía en abril, lo que implica que son 2.8 millones los hogares donde al menos un miembro lo recibe, con un impacto total de 13 millones de personas.

También se incrementó la cobertura de los programas alimentarios -como la tarjeta Alimentar-, que en julio alcanzaron al 36% de los hogares frente al 19% en abril.

El especialista aseguró que "el 57% de los hogares tienen hoy alguna transferencia de protección de ingresos" frente al 40% de la medición anterior, pero llamó la atención sobre el "error de exclusión" que hace que haya un 20% a los que les rechazaron el IFE.

La representante de Unicef Argentina, Luisa Brumana, señaló que la continuidad de los programas de protección social "es clave para evitar que más hogares caigan en la pobreza extrema", por lo cual "deben redoblarse los esfuerzos para que ninguna familia en condiciones de vulnerabilidad se quede por fuera".

A 140 días de implementarse en el país el ASPO, en julio disminuyó casi 10 puntos porcentuales la población que considera que la cuarentena obligatoria puede evitar el contagio de coronavirus, pasando del 96.2% en abril al 87% de julio.

"Son valores todavía elevados, que dan cuenta que el conjunto de la sociedad está valorando la cuarentena de manera positiva", dijo.

En cuanto los controles de salud y vacunación, el 28% de las familias encuestadas señaló que desde que se implementó la cuarentena "tuvo que dejar de asistir", y un 40% de los hogares pudo retomarlos en las regiones del país donde se flexibilizó.

Unicef

Te puede interesar