FBU_1140x100px

La costa rionegrina presenta muchas opciones para recibir a los turistas en primavera

Buceo, recorridos por el Camino de la Costa, gastronomía de autor y la experiencia única de avistar la fauna marina y costera en un entorno cuidado y natural, son propuestas más que tentadoras para visitar el mar en primavera.
ballena

Esta primavera, los destinos de la costa rionegrina están preparados con muchas opciones para recibir a quienes eligen Río Negro como destino. Buceo, recorridos por el Camino de la Costa, gastronomía de autor y la experiencia única de avistar la fauna marina y costera en un entorno cuidado y natural, son propuestas más que tentadoras para visitar el mar en primavera.

Ruta legendaria con el mar, la arena y los acantilados como testigos

Sobre la costa rionegrina Viedma, Las Grutas y sus alrededores se posicionan como destinos turísticos y el Camino de la Costa es la ruta que une a estas localidades marítimas, integrando la región entera en un circuito imperdible. La icónica ruta ofrece panorámicas únicas desde sus acantilados; playas agrestes que cautivan con su tranquilidad y belleza, y una gran variedad en fauna y flora que conforman un ambiente sin igual para esta estación del año.

El camino comienza en el Balneario El Cóndor, a 30 kilómetros de la capital provincial, donde el río Negro conecta con el Océano Atlántico. En este sitio, una gran diversidad de especies de aves costeras eligen los acantilados como hogar.

Además, allí se encuentra el Memorial Malvinas, un monumento que rinde tributo a los 649 soldados que cayeron en la lucha por las Islas, una propuesta que pone al visitante como protagonista e invita a un momento de reflexión en el paisaje costero. En el mismo lugar se encuentra emplazado el Faro de Río Negro, que data de 1887 siendo el más antiguo de la Patagonia, que impone con su presencia y que, junto con el Memorial, componen una parada “obligada” para las y los visitantes de El Cóndor.

Desde allí, el Camino recorre numerosas playas, comenzando por El Espigón, una de las predilectas por las personas del lugar, debido a su cercanía con la ciudad de Viedma y la villa balnearia El Cóndor. Sus grandes acantilados proveen de reparo frente a los rayos del sol y permiten la circulación de un aire que resulta muy refrescante durante los meses de calor.

A sólo unos 23 kilómetros de El Espigón, se encuentra La Lobería, un impactante balneario resguardado por altos acantilados que, al igual que la playa anterior, propician un ambiente muy atractivo. Esta pequeña villa cuenta con playa de estacionamiento, una confitería, un restaurante y camping con fogones, quincho y parrillas; todos elementos preparados especialmente para el disfrute del visitante. Allí, cuando hay marea baja, el Océano deja al descubierto enormes piletones naturales de roca que, además de ofrecer un paisaje inigualable, permiten un baño tranquilo tanto para grandes como para chicos.

El nombre de esta villa proviene de la gran cantidad de lobos marinos que hay en la zona. A tan solo 3 kilómetros de allí se ubica el Área Natural Protegida Punta Bermeja, un espacio que busca la preservación de las especies de lobos que tienen como hogar al Camino de la Costa y que, año a año, lo eligen como su sitio de reproducción en una colonia de 9.000 ejemplares.

Luego de pasar por las playas vírgenes de Bahía Rosas, La Ensenada y Bajada Echandi, los acantilados comienzan a perder altura y es aquí, donde se ubica el pequeño asentamiento de Bahía Creek, una zona de aguas claras, rodeada de médanos suaves que atraen a turistas de toda la región, no sólo por sus playas, sino por su gran de la fauna en las costas, con una gran cantidad de ballenas, toninas y delfines que retornan entre los meses de julio y noviembre.

Pasando este punto de la costa, uno ya entra en las playas de la zona del Puerto de San Antonio Este: Pozo Salado, Playa Winter, Playa Vinassa y Playa Orengo. Estas son ideales para encontrar paseos en un marco de mucha tranquilidad y belleza antes de empalmar con el camino que conecta al Puerto Internacional con la Ruta Nacional 3 y vivir la singularidad de deslumbrantes playas como son Saco Viejo, Las Conchillas, Punta Villarino y Punta Perdices.

A 60 kilómetros del Puerto de San Antonio Este se encuentra Las Grutas, donde se ofrecen distintas salidas embarcadas para experimentar la magnificencia de los ejemplares de ballena franca austral, delfines y toninas que visitan las costas rionegrinas en esta época del año. Allí, los navíos pueden acercarse a una distancia muy corta de ellos y así, vivir una experiencia única.

Además, a lo largo de todo este 2022, la ruta se vio beneficiada por obras de restauración llevadas adelante por el Gobierno de Río Negro, a través de Vialidad Rionegrina, por lo que su recorrido total va a ser más que placentero en esta temporada de primavera, desde el mes de noviembre.

El mayor Parque Submarino de Sudamérica

La villa balnearia de Las Grutas es también una de las capitales nacionales en lo que respecta al buceo. Allí se encuentra el Parque Submarino más grande del continente, con cuatro embarcaciones hundidas, una quinta que se unirá en las próximas semanas y un futuro barco perteneciente a la flota argentina en la Guerra de Malvinas Esto genera un arrecife artificial que brinda una experiencia espléndida a la hora de sumergirse en la profundidades de las aguas rionegrinas y vivir la belleza de la naturaleza submarina.

El parque se encuentra a 5 kilómetros al sur de la localidad, accediendo por las playas de las Piedras Coloradas, y a 7,5 kilómetros de la costa. La experiencia dura alrededor de 30 minutos y tiene como principal atractivo la posibilidad de ingresar a los navíos durante la incursión, algo que no se puede realizar en ningún otro parque de Sudamérica y por esta razón, este establecimiento de buceo grutense es tan atractivo para buzos de todas partes del mundo, tanto aficionados como profesionales.

Todas estas embarcaciones eran pesqueras que se abandonaron por distintas razones, desde costos muy elevados para su reparación hasta obsoletos para la práctica de la pesca. Esto es algo que sucede en los puertos de todo el mundo y, al encontrarles una nueva utilidad bajo un proceso de cuidado y de adecuación para ser sumergidos sin contaminar, se liberan espacios en el muelle, a la vez que se potencia una de las actividades turísticas de mayor importancia para la Costa rionegrina.

El desarrollo del Parque significó un avance muy importante no sólo para el turismo de Las Grutas, sino también para el desarrollo y evolución del buceo en la villa balnearia, una actividad en la cual se trabaja desde la década de los 90 con el objetivo de que la localidad costera sea considerada una de las capitales argentinas y sudamericanas en cuanto a atractivos submarinos.

Los más deliciosos sabores que tiene para ofrecer la gastronomía costera

La Costa rionegrina también es reconocida por su cocina regional basada en ingredientes provenientes del mar como mariscos y pescados. En este sentido, los restaurantes de Las Grutas, San Antonio Oeste y el Puerto de San Antonio Este ofrecen una gran cantidad de variedades de platillos con pulpos, ostras, vieiras, langostinos, salmones, pejerreyes, entre otros.

Estas distintas variedades pueden disfrutarse en todo tipo de establecimientos gastronómicos, desde restaurantes de alta gama, pasando por distintos foodtrucks emplazados en varios puntos de las tres urbes, hasta llegar a productores artesanales que venden sus productos en la playa o en pequeños puestos.

A su vez, Las Grutas es el hogar de Olivares Patagónicos, la empresa productora de aceitunas y derivados más austral de la Argentina, y que posee más de 10.500 plantas de las variedades Arbequina, Frantoio y Empeltre. El establecimiento tuvo su inicio en 2001 y hoy en día ofrece visitas guiadas por sus plantaciones, finalizando el circuito turístico en un showroom donde los visitantes podrán degustar y comprar los distintos productos elaborados por la empresa. Además, noviembre es el mes en que estas plantas explotan en flor, por lo que resulta una oportunidad única de realizar las visitas entre vistas y olores deslumbrantes.

Los deportes de viento, una oportunidad llena de adrenalina y aventura

Una de las alternativas que se está desarrollando fuertemente en los últimos años en la Costa rionegrina, son los deportes de viento. En este sentido, diferentes competencias de kitesurf y carrovelismo tienen lugar en Playas Doradas, San Antonio Oeste, el Puerto de San Antonio Este y el Balneario El Cóndor durante todo el año. Dentro de las cuales, destaca la Fecha del Campeonato Nacional de Carrovelismo que se desarrolla año a año en la villa balnearia cercana a Sierra Grande, en noviembre.

Por su parte, el kitesurf en Playas Doradas es una actividad que tuvo un inicio en una fecha más cercana en el tiempo. Sin embargo, esto no impidió que su popularidad fuera en aumento año tras año, posicionándose hoy en día como una de las localidades donde más se practica en toda la Argentina, esto es debido a que en la desembocadura del Arroyo Salado, se genera una laguna que permite la práctica de este deporte sin importar las condiciones de viento, sin ningún tipo de peligrosidad y en una zona alejados del mayor afluente de personas que utiliza estas aguas para bañarse.

A su vez, el kitesurf y el carrovelismo también son actividades importantes en el resto de la región, con dos escuelas de kitesurf e instructores de carrovelismo emplazados en el Balneario El Cóndor y playas del Puerto de San Antonio Este y el Arbolito de Sala y Punta Verde en San Antonio Oeste, siendo muy utilizadas para su práctica durante la primavera y el verano.

Además, en los últimos años, el surf ha encontrado su hogar en El Espigón, con cientos de personas que se acercan a aprovechar el ambiente y las características que ofrecen estas playas que dan directamente al Océano Atlántico, por lo que reciben un oleaje significativo. 

Te puede interesar