FBU_1140x100px

GIA Cipolletti: “La adicción es un problema de todos”

Su objetivo es la recuperación de la salud de las personas y su entorno familiar y social que padecen problemas con el alcohol.
Casa GrupoGIA

En febrero del año 1984 Jorge Pellegrini creó los Grupos Institucionales de Alcoholismo (GIA) en el Hospital Zonal “Dr. Francisco López Lima” en General Roca. En el año 89 se adopta en nuestra ciudad esta idea, pero es recién hace doce años que fue tomada como programa. 

Adrián Pereyra, coordinador de GIA en Cipolletti, en diálogo con Cipolletti Digital Noticias, cuenta que esto les permitió tener un presupuesto para más personal, y que la atención pueda ser completa: admisiones, grupos terapéuticos, visitas y entrevistas en domicilios, por ejemplo.

Este año contaron con 60 personas que participaron de los grupos. Cuentan con una reunión terapéutica a la semana de dos horas, donde las personas son atendidas por el equipo de siete profesionales. 

Las admisiones constan de una o varias entrevistas a la persona para que pueda acceder a las reuniones grupales. Eligen esta modalidad, ya que ayuda mucho más a las personas que la terapia individual en estos casos. Si hay algún problema o algo que necesite resolverse de forma individual, lo hacen, pero el enfoque del tratamiento es grupal.

Los operadores y profesionales a cargo de los grupos, por la experiencia de tantos años trabajando con personas con adicciones, tienen la “teoría” de lo que es esta enfermedad, pero no la práctica. “La teoría es un complemento de la práctica, y todos los compañeros que están en el grupo la tienen”, explicó Adrián.

Todos los que asisten a los grupos han pasado por situaciones similares que solo personas con problema de adicción pueden entender. Aquellos que ya han avanzado con el tratamiento pueden ayudar a los más nuevos, con consejos y experiencia de vida. “Se forma como una especie de espejo donde la persona se empieza a pensar de una forma diferente”.

Trabajan con la familia de la misma forma que trabajan con la persona con adicción. Consideran que ellos también, en mayor o menor medida, se ven afectados por esta problemática. Enseñan que deben acompañar, pero no vigilar a la persona, poder asistirla en lo que necesite para que no ocurran altercados.

Las herramientas que ellos proveen tienen que ver con aprender a vivir sin la adicción, dejar de tomar o consumir puede ser fácil, pero vivir en un estado libre del consumo es lo complicado. “Tienen que aprender a cuidar su cuerpo, y a entender cuáles son sus emociones y padecimientos reales sin la sustancia”.

Adrián explica, de todas formas, que no todas las personas que hacen tratamiento lo finalizan, y no todas las personas que si lo hacen dejan de consumir para siempre. Pero desde GIA la idea es que la persona deje de consumir y pueda formar un proyecto de vida sin alcohol, drogas y adicciones. “Como es una enfermedad que tiene recuperación, hay que tener en cuenta las cosas que tienen que ver con el cuidado para no volver a enfermarse”.

Cuentan con una guardia o atención de emergencia, pero solo funciona para las personas que ya están en tratamiento dentro de GIA. Esto es así porque el equipo de trabajo tiene un contexto sobre la persona, lo que absolutamente facilitaría la ayuda. 

También menciona que es importante tomar consciencia que no solo las personas con adicción pueden sufrir, sino aquellos que no toman con frecuencia, pero cuando lo hacen no son responsables. Se normaliza tomar alcohol y quedar inconsciente como un efecto del consumo, pero eso puede llevar a una bronca aspiración si la persona vomita y está inconsciente.

Las personas que necesiten ser parte de este espacio no tienen que pagar admisión ni nada por el estilo, es completamente gratuito al ser un programa municipal. En caso de necesitar estudios médicos pueden recurrir al hospital, o a la obra social si la tienen, manifestó Pereyra.

Para más información: +54 9 2995 07-9830 (de lunes a viernes, 7 a 13 hs)

Te puede interesar