FBU_1140x100px

La fundación cipoleña que trabaja para erradicar la desnutrición infantil en la ciudad

La “Fundación cuidemos a los niños” (o Centro CONIN) trabaja hace seis años para ayudar a niños y niñas entre 0 y 5 años a tratar su desnutrición. Consideran que es necesario que la sociedad conozca y entienda las consecuentes de este problema.
Fundacion Conin cipo

En diálogo con Cipolletti Digital Noticias, Alberto Capellán –ingeniero médico y director- cuenta cómo es el funcionamiento de esta Fundación y cuáles son los abordajes en la lucha para la erradicación de la desnutrición infantil en nuestra ciudad.

Este espacio funciona en uno de los Centros Comunitarios de la Municipalidad, ubicado en Puente 83 Sur. Si bien tienen lugar, no es suficiente, por lo que antes de la pandemia se les donó un tráiler con tres oficinas para que las profesionales que allí trabajan puedan atender cómodamente a los niños y niñas.

Actualmente, atienden a 24 chicos, y para el año que viene están pensando armar otro turno para otro grupo, dado que, según el relevamiento que el equipo ha hecho por los barrios de la ciudad, contemplan que debe haber unos 700 niños y niñas desnutridos entre 0 y 5 años. Los días de reunión son los martes de 14 a 18.

“Nuestro objetivo es sanar a los chicos desnutridos entre 0 y 5 años, aunque lo fundamental es trabajar con niños y niñas de 0 a 2 años, dado que en ese periodo se desarrollan millones de neuronas que tienen que ver con el aprendizaje y el sistema emocional”. La desnutrición deteriora a esas neuronas, provocando daños irreversibles, afectando su capacidad de estudio, concentración, y el sistema inmunológico.

La Fundación se rige bajo el “método CONIN”, que surge en la ciudad de Mendoza en el año 1993 por el Dr. Abel Pascual Albino. Comenta Alberto que, además de tratar a los niños y niñas, trabajan también con las mamás para enseñarles a estimular a sus hijos, a cómo darles de comer, cómo mantenerlos aseados, la vacunación, entre otros aspectos. Esto lo hacen porque consideran que la desnutrición se combate no solo con alimentos.

El tratamiento es integral, hacen un trabajo tanto con los niños como con las madres. A los primeros se los controla constantemente para ir viendo su evolución, y a las madres se les da talleres de cocina, manualidades, sobre huertas, lo necesario para que ellas puedan ayudar a sus hijos.

“La educación del adulto responsable, como principal agente sanitario, es la base de todas las intervenciones que se desarrollan para la recuperación del niño, y es a través de ella que se busca la integración de la familia y de la comunidad”.

El equipo se compone por una pediatra, trabajadora social, talleristas y una nutricionista. A su vez, cuentan con una salita integradora donde está a cargo una docente jubilada junto con una psicopedagoga, para que los chicos jueguen, y sean estimulados también durante las horas que duran los encuentros semanales (en muchas ocasiones se les enseña a caminar, por ejemplo).

Relacionado con esto, en el mes de agosto hicieron un convenio con la UFLO donde pasantes del último año de la carrera de psicopedagogía van a la Fundación a hacer sus pasantías, esto ayuda no solo a los estudiantes sino también a la Fundación. Planean prolongar en el tiempo esta colaboración.

Cuando en los centros comunitarios, las salitas o el hospital detectan que puede haber un niño o niña con características de desnutrición lo derivan a la Fundación para que pueda ser tratado. Lo mismo sucede con las mamás embarazadas, y con ellas trabaja la nutricionista y la trabajadora social, haciéndole estudios, dándole un refuerzo de alimentos para que cuando el bebé nazca no lo haga con desnutrición.

Si bien suelen proporcionarles a las madres leche maternizada o de fórmula (en caso de que sea muy necesario), en el Centro son defensores de que las madres les den la teta a sus hijos. Han tenido casos donde a veces las madres no saben cómo hacerlo, por lo que se les enseña para que no tengan que recurrir a otro tipo de leche, “la lactancia materna es fundamental” agrega Alberto.

Comenta también el director de la Fundación, que dado el caso de que alguno de los chicos o chicas presente alguna patología externa a la desnutrición, se los deriva al Hospital al no contar con la capacitación necesaria y la autorización para tratar lo que fuere.

Con el Centro colabora gratuitamente Laboratorios IDAC cuando la pediatra considera que algún niño o niña debe realizarse análisis, y Leben Salud también lo hace, pero en caso de diagnóstico por imágenes. Esto les facilita el trámite a las madres o tutores, ya que no tienen que estar haciendo fila desde temprano en el Hospital para conseguir un turno, como suele suceder.

Como plan a futuro y teniendo en cuenta que en muchas ocasiones hay niños y niñas con TEA (trastorno del espectro autista) sin diagnosticar, comenta Alberto que en un futuro les gustaría capacitarse al respecto, con los profesionales correspondientes, para poder reconocer estos rasgos en los niños que asistan al Centro para que puedan ser diagnosticados correctamente a edad temprana.

Para más información: https://www.facebook.com/fundacioncuidemosalosninos/.

Te puede interesar