Día internacional del perro callejero: fecha para generar conciencia sobre la problemática de que perros y gatos vivan en la calle

El 27 de julio de cada año se celebra el Día Internacional del Perro Callejero, la fecha fue creada por un joven chileno y eligió julio ya que en Sudamérica es invierno, época del año en donde los perros que viven en la calle peor la pasan por las bajas temperaturas.
perro callejero

Desde el 2008 el 27 de julio representa el día internacional del perro callejero. Esta efeméride se creó con el objetivo de generar conciencia sobre la cantidad de perros –y gatos- que viven en la calle en pésimo estado. La tenencia irresponsable de mascotas genera un círculo vicioso donde no solo los animales salen dañados, sino los ciudadanos ya que se generan accidentes de tránsito e incluso ataques por animales violentos.

En 2021 se estimó que alrededor de 15 millones de animales viven en la calle. La Guardería Canina de la Isla Jordán es el ejemplo de la cantidad de animales callejeros y la irresponsabilidad de algunos ciudadanos. El lugar llegó albergar a 500 perros que eran llevados allí incluso cuando el propósito de la Guardería era reducir el número de canes mediante la adopción responsable y no convertirse en un depósito de perros.

Cómo reducir el número de animales en situación de calle

La tenencia irresponsable de nuestras mascotas es el puntapié inicial para que aumente la cantidad de gatos y perros callejeros. No castrar a las mascotas en el momento adecuado permite que estas se reproduzcan sin el cuidado necesario. 

En nuestra ciudad tenemos a disposición el Quirófano Móvil, un servicio que ofrece castración gratuita a perros y gatos. No tiene un lugar fijo sino que recorre distintos puntos de la ciudad. Para informarse sobre el cronograma de castración y poder solicitar un turno, comunicarse telefónicamente a los siguientes números 299-5720311 o 299-5692877.

Otra manera de ayudar con esta situación es la adopción. En muchos casos se busca animales en etapa de cachorro, ignorando que hay perros y gatos adultos que han pasado toda su vida en la calle y hasta en hogares donde se los solía maltratar. A la hora de adoptar, se debe ser consciente que un animal requiere no solo tener cubiertas sus necesidades básicas –comida, agua, lugar donde dormir- sino tiempo para dedicarle y recursos  para mantener la correcta salud del animal. La vacunación es parte esencial ya que es el elemento que protege tanto a nuestra mascota, como a la ajena, de enfermedades muy comunes como la rabia, parvovirus o moquillo felino (panleucopemia).

Cualquier época del año es dura para un animal sin hogar, pero el calor y el frío pueden ser fatales para ellos. Los perros, por ejemplo, aguantan bien hasta los 7 grados centígrados. No obstante, las razas más grandes y medianas pueden aguantar hasta los 4 grados de temperatura. A partir de -4ºC la situación puede resultar peligrosa para la gran mayoría de perros.

Puede suceder que por diversos motivos no sea posible la adopción de un animal callejero, pero no impide que de todas formas se los pueda ayudar. Una manera muy útil es colocar tachos pequeños con agua y comida de perro o gato. Si es posible, pueden confeccionarse chalecos para que estos animales usen y de esa forma conserven más el calor. Asegurarnos de que tengan lugares secos en días lluviosos también es importante, esto puede lograrse con cartones o elementos del estilo.

A favor de los animales existe la ley nacional 14.346 que condena tantos actos de maltrato como crueldad desde 1954. La norma establece que será reprimido con prisión de 15 días a un año, el que infligiere malos tratos o hiciere víctima de actos de crueldad a los animales. Cualquiera de los siguientes actos puede denunciarse en la comisaría más cercana al hecho.

Considerándose como maltrato se encuentran: no alimentarlos, espolearlos para trabajos y utilizarlos en jornadas excesivas, estimularlos con drogas y usarlos para tiro de vehículos. Y como actos de crueldad: practicar vivisección con fines que no sean científicamente demostrados, mutilar cualquier parte del animal (salvo con fines de mejoramiento), intervenir quirúrgicamente animales sin anestesia y sin poseer título de médico veterinario, castigar y arrollar animales intencionalmente, realizar actos públicos o privados de riñas de animales (corridas de toros, novilladas, en que los mate, hiera u hostilice).

Te puede interesar