Encuentran en Río Negro fósiles de mamíferos extintos hace 38 millones de años

El descubrimiento se produjo en cercanías a Ingeniero Jacobacci, a través del trabajo de un equipo de investigadores del CONICET. De este modo, la Secretaría de Estado de Cultura de Río Negro se encarga de la protección, conservación y rescate de los materiales paleontológicos hallados.
Mamíferos extintos RN

Los nuevos fósiles se encontraron en estratos geológicos formados por la acumulación de cenizas volcánicas emitidas por la intensa actividad de antiguos volcanes cercanos, hace aproximadamente 38 millones de años. 

Los hallazgos incluyen una gran variedad de mamíferos extintos entre los que se destaca una mandíbula de “Plesiofelis”, que a pesar de su nombre no era un felino sino un gran marsupial (cercano a las comadrejas y canguros), de hábito carnívoro y tamaño comparable a un lobo. 

También se encontró un cráneo de Astraponotus, un mamífero herbívoro de cerca de media tonelada de peso, semejante a un tapir, pero con grandes colmillos como un jabalí y muelas parecidas a las de los rinocerontes.

Además, se encontraron abundantes restos de pequeños armadillos y de numerosos mamíferos herbívoros extinguidos que fueron endémicos de Sudamérica. 

El estudio de las rocas en las que se encontraron estos fósiles permitió inferir que estos mamíferos vivieron en un ambiente estacional sub húmedo, muy distinto a la estepa patagónica actual, y corresponden a un período de grandes cambios ambientales a nivel global, en el que los bosques y selvas gradualmente fueron dando lugar a los pastizales.

El trabajo fue realizado por un equipo de investigadores del CONICET (Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas) integrado por paleontólogos y geólogos de distintos institutos del país (Buenos Aires, Mendoza y La Plata) que le dieron así continuidad a las exploraciones del arqueólogo y paleontólogo Radolfo Casamiquela pero con metodologías propias del siglo XIX. 

Este estudio, publicado en la revista científica Andean Geology, contribuye a un mejor conocimiento de la geología y paleontología del territorio de Río Negro en particular, y de la Patagonia en general. Los trabajos de investigación contaron con el apoyo financiero del CONICET; con el respaldo de la Provincia de Río Negro, de la Municipalidad de Jacobacci; y con la colaboración del personal del Museo Jorge H. Gerhold de esa ciudad.

Te puede interesar