Espejismos: la ciencia detrás del misterioso “charco” en la ruta

Claves para entender cómo y por qué se produce este fenómeno óptico que combina la física, la meteorología y la percepción humana.

Tendencias - Vida y Ocio 24/02/2024
ruta

Durante las travesías hacia los destinos veraniegos tan esperados, muchos viajeros se enfrentan a un fenómeno que despierta su curiosidad y, a menudo, los confunde: los espejismos. Estas ilusiones ópticas, que han logrado fascinar a innumerables científicos a lo largo de los siglos, representan un enigma que desafía la percepción de la realidad. ¿De qué se trata? Según la Organización Meteorológica Mundial, los espejismos ocurren debido a que los rayos de luz se curvan al atravesar capas de aire con diferentes índices de refracción, causados por las variaciones de temperatura y, por ende, de densidad.

En esa línea, desde una perspectiva científica, los espejismos se revelan como un fenómeno complejo que abre las puertas a un vasto campo de estudio en el ámbito de la óptica y la meteorología. Estos fenómenos ópticos, aparentemente simples a primera vista, implican una interacción compleja entre la luz y las condiciones atmosféricas.

Por ejemplo, en los días calurosos, el aire cerca del suelo puede estar significativamente más caliente que el aire en altitudes superiores, creando gradientes de temperatura que afectan la velocidad de la luz. Esta variación en la velocidad de la luz causa curvas en los rayos de luz que pasan a través de estos gradientes; lo que a su vez puede hacer que los objetos distantes parezcan distorsionados, desplazados o incluso invertidos.

Más allá de lo que los ojos ven

Para la ciencia, existen distintos tipos de espejismos, cada uno con sus propias características intrigantes. Entre ellos, destacan los espejismos “inferior”, “superior” y la “Fata Morgana“.

En el caso de los espejismos superiores, la ilusión yace encima del objeto real, como si estuviera suspendida en el aire. Esta particularidad se debe a una inversión de temperatura, con aire más cálido situado por encima de aire más frío. Este desequilibrio térmico hace que los rayos de luz se curven hacia abajo, dando la impresión de que la imagen está flotando sobre la superficie. Es común encontrar este tipo de espejismos en regiones polares sobre extensiones de hielo, aunque también pueden observarse en latitudes más moderadas, aunque de manera menos intensa y estable.

Un subtipo intrigante de los espejismos superiores es la Fata Morgana. Para que este fenómeno se manifieste, la inversión térmica debe ser lo suficientemente pronunciada como para que los rayos de luz se doblen formando arcos dentro de la misma. La Fata Morgana puede distorsionar la apariencia de objetos distantes, creando ilusiones espectaculares de ciudades flotantes o paisajes surrealistas.

Por otro lado, los espejismos inferiores, como el conocido “espejismo de la carretera”, ocurren cuando se observan objetos a través de una capa de aire caliente, dando la impresión de que están reflejados en el suelo como si fuera un charco de agua. Este efecto, también conocido como “brillo de calor”, es típico de días calurosos y puede observarse sobre superficies como el asfalto o los techos de mampostería, así como sobre llamas o gases de escape de motores a reacción.

La diferencia de temperatura entre el aire caliente en la superficie y el aire más frío en altitudes más elevadas altera el índice de refracción del aire, creando un efecto de distorsión óptica que engaña a los sentidos. A medida que la persona se acerca al área del espejismo, la ilusión se desvanece, revelando la verdadera naturaleza del terreno.

Así las cosas, la complejidad y la belleza de la ciencia desafía la comprensión de la realidad y ofrece un terreno fértil para la exploración científica continua.

Por Valentina Espíndola - Agencia de Noticias Científicas de la UNQ.

Te puede interesar
Lo más visto
droga cervantes

Desarticulan una boca de expendio de droga en Cervantes

Regionales 13/04/2024

La Policía de Río Negro no detiene su marcha en la batalla contra el narcotráfico y una vez más logró desarticular una boca de expendio de droga que se encontraba ubicada en el oeste de Cervantes. En los allanamientos se secuestró cocaína, marihuana, más de 200.000 pesos en efectivo, un arma de fuego, y una motocicleta, en tanto que dos personas fueron detenidas.