Economía avanza con equipo técnico del FMI en la cuarta revisión del programa de refinanciamiento

Las conversaciones están encabezadas por el viceministro de Economía, Gabriel Rubinstein, y el jefe de asesores del Ministerio, Leonardo Madcur. Uno de los temas que la Argentina planteará nuevamente es el impacto económico de la guerra entre Ucrania y Rusia.

Nacionales 08/02/2023
FMI

Funcionarios del Ministerio de Economía y técnicos del Fondo Monetario Internacional (FMI) mantuvieron hoy una serie de reuniones en el Palacio de Hacienda con el fin de analizar el nivel de cumplimiento de las metas de la cuarta revisión del Acuerdo de Facilidades Extendidas, que habilitará un nuevo desembolso de US$ 5.400 millones por parte del organismo.

Las conversaciones están encabezadas por el viceministro de Economía, Gabriel Rubinstein, y el jefe de asesores del Ministerio, Leonardo Madcur, informaron fuentes oficiales a Télam.

Los equipos técnicos ya están revisando virtualmente los números de la economía en el último trimestre del 2022, el período que comprende la cuarta revisión y, si bien se estima que las metas del programa habrían sido cumplidas, también pondrán énfasis en el panorama que proyectan para el año en curso.

Según señalaron voceros del Fondo, "en línea con revisiones anteriores, esta discusiones técnicas han comenzado en un formato híbrido", al referirse que es tanto en forma virtual como presencial.

Por eso no es de la partida el jefe de la delegación del FMI para Argentina, el colombiano Luis Cubeddu, quien mantendría un diálogo virtual tanto con sus técnicos como con los funcionarios del Palacio de Hacienda.

Uno de los temas que la Argentina planteará nuevamente al FMI en las conversaciones es el impacto económico que tiene la guerra entre Ucrania y Rusia.

A mediados de enero pasado, el ministro de Economía, Sergio Massa, consideró que el FMI está incumpliendo su compromiso de revisar los costos de la guerra en Ucrania.

"Argentina cumplió su programa, pero el Fondo Monetario no está cumpliendo con Argentina el revisar cómo van a compensar a los países que pagaron el costo de la guerra con su economía. Es un problema a resolver", dijo Massa en esa oportunidad.

A fines del año pasado, el Gobierno estimó en alrededor de US$5.000 millones los costos que la guerra tiene para la economía argentina, por la suba en los precios internacionales del sector energético, los fertilizantes y los fletes, que no alcanzaron a ser compensados por el incremento en los valores de los productos agropecuarios.

"La guerra viene teniendo un costo muy alto para los países del hemisferio sur, a la Argentina ya le costó US$ 5.000 millones y no hay ámbito global donde se esté discutiendo este tema", resumió el ministro Massa a través de su cuenta de Twitter al participar en Bali, Indonesia, en la Cumbre del G20.

"Dejaremos planteada la posición argentina" frente a la Directora del Fondo Monetario Internacional (FMI) Kristalina Georgieva, y su par del Banco Mundial (BM), David Malpass "y a todos los ministros del G20", anticipó el ministro en esa oportunidad.

Según documentos de trabajo oficiales, las importaciones de combustibles sumaron US$ 5.800 millones en que 2022, contra los US$ 2.000 millones proyectados antes del inicio de la guerra, lo que resultó en un incremento neto de US$ 3.800 millones.

Además del costo, el aumento del precio de los principales productos básicos hizo que se precisaran más divisas para importar combustibles, entre los que se incluyen los utilizados para el suministro de energía durante 2022.

En el Ministerio de Economía subrayan que, luego de desatado el conflicto el 24 de febrero del año pasado, cuando Rusia comenzó la invasión, fue necesario, entre otras cosas, renegociar el contrato de importación de gas natural con Bolivia, que tuvo un aumento del 114%, y el incremento de las compras de electricidad de Brasil.

Otro de los factores que incidieron negativamente fue el aumento, en promedio del 93%, en los precios de los fertilizantes, ya que Argentina importa cerca del 70% de los productos que el campo necesita.

Además, a raíz de los cuellos de botella posteriores a la pandemia de coronavirus y de los inconvenientes propios que surgen en una guerra de semejante magnitud, el costo internacional del flete marítimo aumentó un 62% en comparación con la campaña 2020-2021, lo que representa un costo extra de US$ 1.850 millones para las exportaciones y de US$ 1.217 millones en 2022 para las importaciones, según estimaciones de la Bolsa de Cereales de Rosario.

En lo que respecta a la revisión del tercer trimestre de 2022, el directorio del organismo -al momento de aprobar el mismo- dijo que los objetivos "estaban encaminados".

Si bien aplicaron un waiver o dispensa por la multiplicidad de tipos de cambios existentes en la Argentina, estimaron que era una medida temporaria que se levantaría lo antes posible.

En lo que respecta a 2023, en especial en lo referente a la meta prevista de déficit fiscal de 1,9% del PBI, desde el Ministerio de Economía destacan los grandes desafíos para la administración de las cuentas públicas, afectadas, entre otros factores, por la sequía que castiga al campo, que se estima que aportará cerca de US$ 10.000 millones menos de ingresos por exportaciones.

Sólo durante enero las empresas agroexportadoras liquidaron ventas al exterior por US$ 928,3 millones, lo que representó una facturación 61% inferior a igual mes del 2022, y un 75% menos que en diciembre del año pasado, informaron la Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina (CIARA) y el Centro de Exportadores de Cereales (CEC).

Sin embargo, desde Economía destacan que gran parte de los US$ 10.000 millones que no ingresen por exportaciones agrícolas serán compensadas por una reducción de US$ 6.000 millones por las menores importaciones de gas, por el menor precio del fluido, y la puesta en marcha del gasoducto Néstor Kirchner, a mediados de año, entre otras cuestiones. (Télam)

 

Te puede interesar
Lo más visto
ypf unco

YPF donó equipos tecnológicos a la UNCo

Regionales 24/02/2024

El material se entregó este jueves durante un acto presidido por la rectora Beatriz Gentile y el vicerrector Paúl Osovnikar. Participó la intendenta Roxana Fernández y Mario Figueroa, de la Secretaría de Energía y Ambiente de Río Negro.