Fernández, en Foro de París: "No podemos quedarnos quietos sin proponer una negociación por la paz"

El Presidente se refirió así a la situación generada por la guerra en Ucrania durante su exposición en el evento junto a Emmanuel Macron. El mandatario aseguró además que América Latina "debe formar parte" de esa conversación y convocó a trabajar "para lograr una mesa de dialogo".

Nacionales 11/11/2022
af

El presidente Alberto Fernández afirmó hoy en París que, ante la guerra en Ucrania, "no podemos quedarnos quietos sin proponer una negociación para lograr la paz" y sostuvo que América Latina "debe formar parte" de esa conversación.

"La invasión de Rusia a tierras ucranianas no ha medido las consecuencias que esa acción iba a deparar a todo el mundo", dijo el jefe de Estado argentino al exponer en el Panel "Universalismo desafiado por la Guerra en Ucrania" del Foro de París por la Paz, junto al presidente de Francia, Emmanuel Macron.

En esa línea, refirió que "lo hablamos muchas veces con el presidente de Francia" y amplió: "No estamos haciendo un planteo ideológico, esta no es la discusión entre occidente y oriente o entre Rusia y Estados Unidos o Rusia y la OTAN. Acá en el Norte vuelan misiles, pero en el sur se desarrolla el hambre".

En su alocución en el palacio Brongniart, también llamado Palacio de la Bolsa de París, Fernández argumentó que "esta no es una guerra de la gente del Norte, es también del Sur, porque los costos de esa guerra también lo pagamos nosotros" y manifestó que "ese conflicto tenemos que resolverlo entre todos, que excede a Rusia y Ucrania, a Estados Unidos, a la OTAN, a Europa", porque "ha llegado al sur del mundo".

El jefe de Estado afirmó que "algunos dirán que el conflicto está generando un problema de seguridad alimentaria" y remarcó: "Vergüenza debería darnos que después de perder más de seis millones por la pandemia, que el mundo se anime a llevar adelante una confrontación bélica como esta, dónde la ética política que ve semejante desastre y no reacciona. Vergüenza debería darnos".

En su calidad de presidente pro témpore de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), también expresó que "alguno dirá que la Argentina, América Latina, tienen una gran oportunidad por delante" y reclamó: "No quiero tener una oportunidad por una guerra. Quiero tener la oportunidad de desarrollarme sin que gente muera de por medio y que no haya guerra".

Fernández explicó que la guerra "desató una crisis energética, que en Europa se vive más que en ningún otro lado, pero en la Argentina también se sufre porque tiene que importar gas y los precios se fueron por las nubes", y ejemplificó que en el país, "solo este año, le significó una pérdida de 5.000 millones de dólares".

En otro párrafo expresó que "los organismos multilaterales de crédito, donde hay países endeudados como Argentina y Ucrania, ¿Qué están haciendo por repensar los programas económicos que les piden a esos países para pagar sus deudas frente al cuadro internacional que se vive?".

"Emmanuel me invitó para que la voz del sur sea oído. Vengo del continente más desigual del mundo, en donde la brecha entre ricos y pobres es más profunda. Eso era así antes de la pandemia y la guerra, y ahora es mucho más profunda", afirmó el mandatario.

"Lo que debemos hacer es reaccionar, es decirle a los que están en disputa, que esa disputa no es de los dos, que mata a muchos más, que los condena al frío, a la falta de energía, a la pérdida de trabajo, los condena al hambre. No podemos quedarnos mirando", insistió.

Además, propuso que "en la mesa donde se debe debatir la paz, en esa mesa el hemisferio Sur tiene que estar sentado, porque el problema también es nuestro y también nos atañe a nosotros".

Para Fernández, "es bueno que volvamos a poner en valor la palabra paz. Aún cuando a muchos les suene naif y piensen que es un acto ingenuo reclamar la paz", porque "nada es más revolucionario en el mundo del presente que reclamar la paz" y porque "es una indecencia después de la pandemia que hemos vivido que algunos maten a otros por disputas territoriales".

"Venimos trabajando con el Presidente de Francia desde hace mucho para reclamar que Rusia y Ucrania vuelvan a sentarse en una mesa de diálogo donde nosotros seamos también actores y encontremos una solución en el problema", contó más adelante.

"Verán que en todo lo que he dicho no he hablado del tema nuclear, que es una amenaza que a todos nos atormenta, que alguien pueda usar en este conflicto armas nucleares, o que en un conflicto se puedan bombardear centrales atómicas", indicó.

En ese contexto, manifestó: "No quiero pensar si después de todo lo que pasó, vamos a tener que soportar una nube atómica esté sobrevolando y contaminando nuestros países. Quiero pensar que eso no va a ocurrir".

"Digo todo esto porque tenemos el imperativo ético de reclamar la paz", completó el mandatario argentino.

Junto a Fernández disertaron Macron; el presidente de Guinea-Bissau, Umaro Sissoco Embaló; el primer ministro de Albania, Edi Rama; el director ejecutivo del Programa Mundial de Alimentos (PMA), David Beasley; la autora y columnista emiratí Dubai Abdulhoul; el académico y diplomático singapurense Kishore Mahbubani; y la presidenta y CEO de la ONG Crisis Group, Comfort Ero.

Al presentar a Fernández, el presidente francés Emmanuel Macron dijo: "Tú eres el portavoz de tu país y del continente por ser el presidente de la Celac" y "además, te encargas de temas como la seguridad nuclear, alimentaria, la estabilidad; y tienes una concepción muy fuerte sobre esos temas".

El mandatario francés consignó la idea de "hablar de universalismo desafiado por la Guerra en Ucrania" y agregó: "Algo que me impactó desde el principio de esta guerra, es que en una parte del mundo lo impactó la invasión pero en otros lugares del mundo, en Latinoamérica, en África, lo vieron desde otro ángulo".

Según el mandatario francés, "hay una visión de la partición del mundo" y planteó la necesidad de "escucharnos unos y otros".

"Quedé impactado de que se dijera que hay un doble estándar cuando hablamos de universalismo", manifestó Macron y puntualizó que "este panel es para tener un diálogo franco sobre cómo afecta la guerra, qué entendemos por universalismo, cómo hacemos un nuevo universalismo".

"Tal vez tengamos que hacer menos eurocéntrico, probablemente", admitió el jefe de Estado de Francia, e invitó a hablar libremente a los panelistas.

"Conozco a los panelistas. Con el presidente de Argentina, habla en nombre de Argentina pero también en nombre del continente, dada su responsabilidad como presidente de la Celac", concluyó.

El panel analizó que la guerra en Ucrania está sacudiendo los cimientos del sistema multilateral, abre una brecha en la arquitectura de paz y seguridad posterior a la Segunda Guerra Mundial, basada en reglas comunes a todos los países.

La noción misma de universalismo está puesta a prueba por el creciente escepticismo sobre la posibilidad de acordar principios y valores compartidos, lo que hace que el mundo sea más caótico y la cooperación internacional en los principales problemas globales más difícil.

Esta división geopolítica se produce después de una pandemia que ha aumentado drásticamente la desigualdad global.

Consideraron que es necesario un nuevo diálogo entre los continentes, que debe basarse en el reconocimiento de las diferencias en un mundo multipolar mientras se profundiza la autoridad del derecho internacional y se garantizan las bases de la paz.

Y coincidieron en que esta sesión de alto nivel entre líderes internacionales y pensadores del Norte y del Sur ayudará a forjar este nuevo diálogo.

Para los expositores, será una oportunidad para confrontar visiones sobre el significado de esta guerra de manera franca, y para abrir nuevos caminos en los que pueda aspirar a construir un futuro más pacífico y cooperativo.

Te puede interesar
Lo más visto
ypf unco

YPF donó equipos tecnológicos a la UNCo

Regionales 24/02/2024

El material se entregó este jueves durante un acto presidido por la rectora Beatriz Gentile y el vicerrector Paúl Osovnikar. Participó la intendenta Roxana Fernández y Mario Figueroa, de la Secretaría de Energía y Ambiente de Río Negro.