FBU_1140x100px

La actividad industrial creció 4,4% en los primeros siete meses de 2022, según FIEL

La actividad fabril registró un incremento de 4,4% en los primeros siete meses del año, impulsada por el crecimiento de la industria automotriz, las industrias metálicas básicas, los minerales no metálicos y la refinación de petróleo, según los resultados del Índice de Producción Industrial (IPI) elaborado por la Fundación de Investigaciones Económicas Latinoamericanas (FIEL).
Actividad industrial

Entre enero y julio pasado, la industria automotriz tuvo un importante aumento de la producción (+28,9%) respecto a igual período de 2021, en parte explicado por paradas de planta llevadas a cabo un año atrás, a la vez que creció la producción de algunos intermedios como de las industrias metálicas básicas (+5,3%), los minerales no metálicos (+8,4%) y la refinación de petróleo (+3.8%).

Con un ritmo de crecimiento inferior al promedio se registraron los insumos químicos y plásticos (+3.6%), la producción de alimentos y bebidas (+2.2%) y los insumos textiles (+0.4%).

Los despachos de cigarrillos retrocedieron ligeramente (-0,5%) respecto al nivel alcanzado en comparación a los primeros siete meses del año pasado.

"En términos del aporte al crecimiento de la actividad industrial en el periodo enero a julio de 2022, la rama automotriz continúa haciendo la mayor contribución. En los siete meses, el aumento en el aporte de esta rama junto a otros intermedios compensa el retroceso de la contribución que venía realizando la actividad metalmecánica", señaló FIEL.

El ranking de crecimiento interanual sigue liderado por la producción de bienes de consumo durable, con un avance acumulado de 12.1%, seguido de los bienes de capital, con una mejora de 10.4%.

Por detrás se ubicó la producción de bienes de uso intermedio (+2,4%) y los bienes de consumo no durable (+1,9%) respecto a los primeros siete meses de 2021.

"La actual fase, que se desarrolla desde octubre del año pasado, alcanzó el mayor nivel de actividad entre los meses de abril y mayo pasados. Los indicadores que permiten monitorear la sostenibilidad de la fase han mostrado un deterioro. El crecimiento industrial desacelera desde abril pasado, y en julio el ritmo de avance resultó inferior al de la tendencia de largo plazo", analizó FIEL.

Según la Fundación, la mejora interanual de la producción industrial de julio "da cuenta de un recorte en la dinámica de la actividad", ya que en la medición desestacionalizada la actividad acumula dos meses de retracción.

"Entre abril y mayo pasados la industria alcanzó el mayor nivel de producción en la recuperación iniciada en octubre de 2021. Hacia agosto, los faltantes de partes y piezas en la industria automotriz a causa de los problemas logísticos globales y el acceso a las divisas, han derivado en nuevas paradas en algunas de las terminales, mientras que el conflicto en el sector de neumáticos continúa prolongándose", concluyó el informe.

Te puede interesar