Imputación y preventiva por violencia de género

El Ministerio Público Fiscal de Cipolletti imputó a un sujeto varios delitos en el marco de violencia de género, cometidos contra su ex pareja y madre de una hija que tienen en común.
Fiscalia

El Ministerio Público Fiscal de Cipolletti imputó a un sujeto varios delitos en el marco de violencia de género, cometidos contra su ex pareja y madre de una hija que tienen en común.

Además solicitó la prisión preventiva esgrimiendo los argumentos de la modificación al Artículo 109 y 110 de la Ley 5020, donde se sumó en junio de 2021 la causal mencionada por el equipo fiscal, y por la cual el imputado quedó detenido.

Según la acusación fiscal ocurrieron dos hechos, el primero fue el 10 de enero pasado, alrededor de las 11 de la mañana, cuando la víctima estaba en su vivienda, y se hizo presente el imputado.

“Con la excusa de entregarle dinero para la hija que tienen en común, desobedeció la orden de prohibición de acercamiento dispuesta por el Juzgado de Familia N° 7, en relación a la Ley 3040”, dijo la fiscal.

“Además, el imputado tomó fuertemente del cabello a la joven y comenzó a darle golpes, ocasionándole varias lesiones, todas calificadas como leves”, describió la fiscalía.

“Se hizo presente un vecino de la víctima, que intentó intervenir para que la situación terminara y el imputado amenazó con “darles tiros”, lo que les generó un real temor”, agregó la acusación.

El otro hecho fue 20 minutos después, cuando el victimario volvió en un vehículo Renault Kangoo, color gris, junto a su hermano, que se bajó del auto y comenzó a efectuar al menos ocho disparos de arma de fuego, dándose a la fuga”, completaron.

La calificación legal esgrimida fue la de “desobediencia a una orden judicial, lesiones leves agravadas por haber sido cometidas por un hombre contra una mujer mediando violencia de género, amenazas simples y abuso de armas, todo en concurso real y en contexto de género”, siendo responsable a título de autor del primer hecho y participe necesario del segundo. Todo de conformidad con los Arts. 45, 55, 239, 92 en función del art. 89 y 80 inc. 11, 149 bis, 104 del código penal y mas lo dispuesto por la ley nacional 26.485.

En relación al pedido de medida cautelar solicitada, la fiscalía trajo a colación la modificación al Artículo 109 y 110, de la Ley 5020, de junio del año pasado, donde se estableció que: “podrá disponerse la prisión preventiva cuando se trate de delitos cometidos en ocasión de violencia de género, aún cuando en el caso donde “prima facie” de recaer condena, esta pueda ser de ejecución condicional y cuando el imputado haya incumplido medidas de protección tendientes a asegurar la integridad física y/o psíquica y/o emocional de la mujer víctima de violencias”.

El fiscal mencionó que “se trata de un caso típico previsto por los legisladores al momento de hacer la reforma, entre las características de este en particular se encuentran las medidas del Juzgado de Familia para proteger a la víctima y que de forma reiterada el imputado a incumplido con todas, desde prohibición de acercamiento hasta botón de antipánico. Además existe el peligro de entorpecimiento para la averiguación de la verdad”.

“Tenemos acreditada una situación de violencia de 7 años, que fue judicializada, que continúa aún con las órdenes de la jueza de Familia. Además sigue vigente el hostigamiento, y la única forma de detener esta de violencia contra la mujer víctima es con la prisión preventiva”, añadió el representante fiscal.

Por su parte, el defensor penal particular que asistió al hombre se opuso al pedido de medida cautelar, sin embargo la jueza interviniente resolvió que el plazo de la preventiva fuera por 3 meses y el hombre quedó imputado por los delitos solicitados por el Ministerio Público Fiscal.

Te puede interesar