Subastas Online, explosión durante la pandemia

Empresas 14 de diciembre de 2020
Dentro de los negocios que encontraron una “oportunidad en la crisis” están las subastas online, las cuales se fortalecieron en este contexto donde no se puede generar contacto entre múltiples personas.
subastas online

Hace más de ocho meses que la Argentina atraviesa un aislamiento social prolongado debido a la pandemia, el cual provocó un cambio en los hábitos que van desde lo social y psicológico, hasta lo comercial y laboral. 

Desde el punto de vista empresarial y económico, varias actividades se vieron desfavorecidas con este proceso, lo cual provocó una crisis financiera que se vio reflejada en la volatilidad del mercado y cierta incertidumbre. 

Sin embargo, otros rubros encontraron su rumbo en este período y nuevas oportunidades de expansión a pesar del escenario complejo. Dentro de los negocios que encontraron una “oportunidad en la crisis” están las subastas online, las cuales se fortalecieron en este contexto donde no se puede generar contacto entre múltiples personas. 

Consultado Adrían Mercado, líder y experto en subastas, nos informó que, como consecuencia de este cambio, también sucedió que se captaron muchos participantes que, hasta el momento, nunca habían estado cerca de una subasta.

Debido a este incremento que hemos registrado en Adrián Mercado, repasamos esta actividad apasionante que, con nuevos canales de comunicación, se ha convertido en un camino de oportunidades y crecimiento para muchos argentinos.

La subasta electrónica es un proceso dinámico de negociación de precios en línea para conseguir “una parte del negocio” al mejor valor posible. Es una manifestación del B2B (Business to Business). Se trata de un sistema de negociación en el que, en cierto modo, desaparece la relación personal con el cliente para convertirla en una negociación a través de internet. 

Desde que arrancó la cuarentena, el 20 de marzo pasado, en Adrián Mercado observamos un crecimiento del 80% de las actividades de subastas online. Esta evolución, tiene dos causas: 

• Por un lado, la participación de nuevas categorías de empresas que eligieron los remates como medios para vender sus bienes. 

• Por el otro, el acercamiento de nuevos interesados en formar parte de un remate.

Este segundo aspecto se da porque mucha gente, al no tener que desplazarse de un lugar a otro para estar presente en el momento y hora indicados, encontraron un método rápido para hacer una compra sin moverse de su casa y negociando el precio que está al alcance de su bolsillo. 

Un caso clave para ejemplificar es el último remate realizado en una de las sucursales de Falabella, en calle Florida. Participaron más de 250 personas, cuando en una acción presencial de este tipo solo se acercarían unas 70 personas.

maquinaria

Ha habido grandes subastas con más de 1.500 participantes conectados en vivo en puja por diferentes activos. Estas dos características son las que se rescatan en Adrián Mercado como aspectos claves de los cambios que se dieron en este momento vinculado al negocio de las subastas.

Un dato clave para tener en cuenta es conocer quiénes son los nuevos jugadores en este negocio, los que eligen este medio de las subastas para deshacerse de sus bienes. 

Según Adrián Mercado, de acuerdo a lo que sucedió en los últimos meses en el país, hay dos casos: están los que tienen que rematar los bienes porque no pueden seguir trabajando debido a la crisis económica y social; y también están las empresas que eligen este canal para renovar su capital y liquidar el viejo. Dentro de los más afectados en este período se encuentran negocios del rubro gastronómico, los cuales no pudieron soportar los siete meses de cierre de sus locales y en estas últimas semanas están liquidando todo su capital: heladeras, muebles, vajilla, entre otros. 

También hay un caso llamativo que es el remate de grandes maquinarias viales, las cuales habían sido compradas por empresas que se preparaban para participar de las obras públicas que se planificaron en el anterior Gobierno y que no llegaron a cumplirse. Son maquinarias de alto precio y porte, destinadas a proyectos de la construcción de gran índole, que por el momento no van a llevarse a cabo.

También hay algunos remates de empresas que se desarrollaron pensando en negocios en torno a Vaca Muerta, los cuales hoy no están con el auge esperado. Entre los “ganadores”, hay varias compañías que siguen trabajando y que necesitan renovar su capital de trabajo. 

Empresas de la industria del acero o el hierro, que se rigen por valores en dólares, aprovechan para renovar su capital de trabajo. También existen las compañías que necesitan renovar flotas de vehículos que usan a diario, las cuales han sido furor en la pandemia aprovechando algo paralelo que sucedió con el negocio de los autos, que al cotizar en dólar oficial, fueron una oportunidad para quienes podían contar con dólar blue. Las empresas más activas en este sentido, son las de transporte y logística.

Te puede interesar