Corea del Norte lanza un nuevo misil balístico intercontinental que cae en aguas de Japón

Corea del Norte realizó este viernes una prueba con misil balístico intercontinental que voló por unos 45 minutos y cayó en aguas de la zona económica exclusiva de Japón, a menos de 200 millas náuticas de la costa.

Internacionales 29/07/2017
Misil Corea del Norte

Corea del Norte disparó un nuevo misil en un inusual ensayo nocturno y, según el Pentágono, se trataría de un proyectil balístico intercontinental (ICBM, por sus siglas en inglés), con lo que el líder norcoreano Kim Jong Um demostró por segunda vez en menos de un mes que tiene la capacidad teórica de atacar parte del territorio estadounidense.

El misil fue lanzado en una trayectoria que limitó la distancia que viajó, pero los registros recogidos por los radares estadounidenses, satélites y otros sensores mostraron que era teóricamente capaz de viajar al menos 5500 kilómetros en una trayectoria normal. Esa es la distancia mínima para ser catalogado como un ICBM en Estados Unidos.

El presidente Donald Trump ha dicho que no permitirá que Corea del Norte obtenga un misil de tipo ICBM que pueda transportar una ojiva nuclear.

"Nosotros determinamos que ese misil es uno balístico intercontinental, como se esperaba", informó el vocero el Pentágono, el capitán de la Armada Jeff Davis. Dijo que se calcula que el misil viajó cerca de 1.000 kilómetros (620 millas) antes de que cayera en el mar de Japón.

El Comando de Defensa Aeroespacial de Norte América determinó que el misilno representaba amenaza para los países norteamericanos, informó Davis.

El 4 de julio, Corea del Norte lanzó un misil balístico que fue catalogado como ICBM por Estados Unidos, el primero de su clase para Corea del Norte. Los analistas privados estimaron que de haber sido lanzado en una trayectoria normal habría alcanzado partes de Alaska.

Te puede interesar
Lo más visto
ballenas rn

Llegaron las ballenas a la costa rionegrina

Regionales 11/07/2024

En un increíble y maravilloso espectáculo natural, la Costa Atlántica rionegrina comenzó a recibir los primeros ejemplares de ballena franca austral, que empezaron a acercarse a la región en la antesala al lanzamiento de la temporada de avistaje de fauna marina y costera, sorprendiendo a residentes y turistas.