la segunda seguros

El II Encuentro Mundial de Asociaciones de Amigos del Camino de Santiago pondrá en valor la Memoria y el Futuro del movimiento Jacobeo

«En este encuentro queremos dar voz a las asociaciones de todo el mundo, compartir sus experiencias y, sobre todo, conocer con qué perspectivas abordan los próximos años. Nuestro objetivo es que el próximo Año Santo, 2027, las asociaciones sean protagonistas del evento», afirmó Jorge Martinez Cava, presidente de la Federación Española de Asociaciones de Amigos del Camino de Santiago.
Santiago de Compostella

Entrevista a Jorge Martínez Cava, economista, fotógrafo y presidente de la Federación Española de Asociaciones de Amigos del Camino de Santiago (FEAACS), el organismo de asociaciones jacobeas más importante de Europa.

Durante una jornada habitual de trabajo le cuenta a Caminos Culturales, los detalles y gestiones que realiza junto a su equipo en la organización del II Encuentro Mundial de Asociaciones en el Monte del Gozo, en Santiago de Compostela, Galicia, bajo el lema Asociaciones, Memoria y Futuro durante los días 19, 20 y 21 de octubre de 2023. Martínez Cava nos transmite con gran entusiasmo la importancia y el enorme potencial del movimiento jacobeo en el mundo. Por este motivo, en este encuentro se organizarán mesas redondas dedicadas a las asociaciones de América, Asía y Oceanía y Europa que, además de presentar trabajos y propuestas, tendrán un gran protagonismo: serán jornadas de participación y labor intensa para revisar lo hecho en estos años tan complicados –en particular, por la pandemia recientemente superada– y, sobre todo, para mirar al futuro con proyecciones entusiastas.

¿Qué conceptos relevantes encierra el título del II Encuentro Mundial de Asociaciones Jacobeas: Asociaciones, Memoria y Futuro?

Con este título pretendemos señalar la importancia de las asociaciones jacobeas en el resurgir del fenómeno de la peregrinación a partir de mediados del siglo pasado.

La aparición de un movimiento asociativo, no ligado al mundo académico, de carácter estrictamente ciudadano, permitió poner en marcha una serie de objetivos que –desde el primer momento–, fue un símbolo de identidad de las asociaciones de amigos del Camino de Santiago: defensa de los Caminos de Santiago, apoyo a los peregrinos, hospitalidad tradicional y promoción de la cultura jacobea.

En este II Encuentro queremos dar voz a las asociaciones de todo el mundo, compartir sus experiencias y, sobre todo, conocer con qué perspectivas abordan los próximos años, en los que debemos poner de manifiesto que estos valores son los que nos han dado visibilidad en estos últimos cincuenta años, y con los que debemos seguir como bandera.

Nuestro objetivo es que el próximo Año Santo, 2027, las asociaciones sean protagonistas del evento.

¿Cuántas asociaciones han o están confirmando su presencia?

No cerraremos las inscripciones hasta la primera semana de octubre. Pero ya están inscriptas prácticamente todas las de América del Norte y Sur, Asia, África, una veintena de Europa y más de cuarenta de España. Ya superamos la asistencia del I Encuentro.

 ¿Cuál es la asociación más antigua o que marca una impronta en la actualidad? 

La primera asociación que se creó en el mundo, fue la Societè de París, en 1952. Muy poco tiempo después se creó la Asociación de Estella (Navarra), y a partir de los años ‘80 el crecimiento fue imparable.

La Federación Española de Asociaciones de Amigos del Camino de Santiago arrancó con el I Congreso Internacional de Asociaciones Jacobeas en 1987, constituyéndose formalmente en 1993.

Hoy, son las asociaciones que se mantienen a pie de los casi trescientos Caminos de Santiago que hay en Europa, las que están marcando su impronta.

 ¿Qué camino evolutivo ha seguido la Federación que, hoy bajo su presidencia, impulsa este encuentro que da el protagonismo a las asociaciones y escuchará lo que tienen para decir?

La evolución ha sido natural. Desde el primer momento, en 1987, además del Congreso de Jaca, el Camino de Santiago fue declarado Primer Itinerario Cultural por el Consejo de Europa. Poco después, se creó el primer albergue por una hospitalera voluntaria, que dio lugar al movimiento de Hospitaleros Voluntarios.

De cualquier modo, la vocación internacional del movimiento asociativo era muy importante, como queda claro con el título de “Congreso Internacional”. Hoy este recorrido culmina con la creación de la Federación de Asociaciones Europeas “Europa Compostela”, y los trabajos por coordinarse en el continente americano.

¿Qué importancia tiene la Mesa América y por qué está incorporada bajo la coordinación de Alberto Cacharrón?

Es fundamental para dar voz a las asociaciones americanas. América del Norte tiene un movimiento asociativo muy potente, y es una muestra de hasta dónde se puede llegar con un trabajo bien hecho desde hace muchos años.

América del Sur, en cambio, comienza su andadura; tiene mucho recorrido por delante; y es necesario centrarse en proyectos que permitan consolidar el movimiento asociativo y cultural que dé paso a la peregrinación a Compostela.

¿Qué futuro avizora para el movimiento jacobeo en los próximos años, sobre todo en poner el foco en el Camino Cultural?

El futuro es prometedor y complejo. No solo se trata de crear asociaciones, sino de que estas tengan contenido jacobeo.

Para las asociaciones el centro de toda su actividad deben ser las personas, de todo tipo y condición, que desean peregrinar. Ahí debemos volcarnos.

La dimensión cultural, que en Sudamérica se plasmará en el Camino Cultural, debe permitir tener una visión precisa de lo que es el fenómeno de la peregrinación; no cualquier peregrinación, sino la jacobea, apoyándose en las tradiciones locales que faciliten su comprensión e importancia.

¿Qué apoyo le darán al Camino Blanco, que se inició en enero de 2022 con Alberto Cacharrón?

Total; la experiencia del primer camino de la Antártida, nos permitió vislumbrar el enorme potencial de la peregrinación jacobea en el Cono Sur. El proyecto de Alberto Cacharrón era la evolución lógica de este primer Camino y lo hemos apoyado plenamente.

El accidente que tuvo en la primera etapa puso en relieve, también, la solidaridad de tantos amantes del Camino de Santiago que hay en la Argentina, Uruguay, Chile y Brasil. Alberto volverá al Camino, seguramente. Y allí estaremos con él.

¿Qué aportes suma el trabajo en América Latina?

Deseamos agradecer el trabajo que desde múltiples vertientes se está haciendo por América Latina. El esfuerzo altruista de tantas personas y asociaciones debe dar su fruto en breve plazo.

La Federación Española estará con todos ellos en esta etapa apasionante y el II Encuentro servirá, sin duda, de altavoz de las experiencias que se están realizando allí.

Por Patricia Ortiz junto a Caminos Culturales 

Te puede interesar