Se cumplen 34 años de la reforma de la Constitución de Río Negro: “Fue un triunfo del diálogo”

El 3 de junio de 1988 se sancionaba en Viedma la reforma de la Carta Magna provincial, que había sido creada en 1957. Desde diciembre de 1987, la Convención Constituyente comenzó a reunirse en San Carlos de Bariloche para definir las modificaciones a incorporar en el nuevo texto.
legislatura rn

La Constitución de 1957 había sido sancionada en el Teatro Argentino de Viedma (donde hoy funciona la Legislatura), casi un año antes de que asumiera el primer gobernador constitucional de la provincia, Edgardo Castello. Esa primera Constitución rigió por 31 años.

En julio de 1986, a través de la ley N°2087, se declaró la necesidad de la reforma, que comenzó a ejecutarse en diciembre de 1987, en San Carlos de Bariloche, durante el gobierno de Horacio Massaccesi, y se debatió durante seis meses.

Los 36 convencionales constituyentes fueron Edmundo Aguilar, Edgardo Albrieu, Luis Arias, Juan Arturo, Néstor Belmonte, Jorge Bernardi, Edgardo Buyayisqui, Rosario Cala Lesina, Hipólito Caldelari, Graciela Campano, Emilio Carosio, Gustavo Casas, José María Córdoba, Rubén Crespo, Oscar De La Canal, Miguel González, Santiago Hernández, Miguel Irigoyen, Gregorio Iturburu, Wladimiro Iwanow, Carlos León, Antonio Manzano, Roberto Mariani, Gustavo Martínez, Salvador Matus, Marta Mayo, Carlos Olivieri, Horacio Pagliaricci, Rodolfo Ponce de León, Ernesto Reyes, Rodolfo Rodrigo, Jorge Schieroni, Daniel Sede, Ricardo Sotomayor, Miguel Srur y Enrique Uranga.

Durante la sesión del 3 de junio de 1988 llevada a cabo en Viedma, donde se sancionó la reforma, se escucharon emotivos discursos sobre la flamante Carta Magna por parte de las distintas fuerzas políticas.

“Podremos regresar a nuestros pueblos para juntarnos con nuestros amigos, vecinos, correligionarios y compañeros para decirles que volvemos con la humildad y sencillez de quien está convencido de que ha colaborado y trabajado para una obra grande y trascendente”, decía el presidente de la Convención, Luis Osvaldo Arias, aquel 3 de junio, antes de ser sancionada.

“Todos debemos hacer conocer esta Constitución, porque ella está formulada sobre la base de la libertad, la custodia de la dignidad del hombre y la preservación del territorio propio. Cuando lleguen a sus casas abracen a sus esposas e hijos, y siéntanse orgullosos por el deber cumplido”, expresaba entre aplausos.

Graciela Campano, del Partido Provincial Rionegrino, resaltaba: “Hemos podido superar la cuestión ideológica partidaria para concentrarnos y formar un solo cerebro de treinta y seis convencionales; un solo cerebro rionegrino; porque todos sentimos la necesidad y el compromiso de atender la demanda del pueblo; pueblo que nos votó con expectativas, y que a partir de mañana no serán tales, porque seguramente empezarán a ser realidad”.

“Esto es una muestra del triunfo de la idea por sobre la brutalidad; del diálogo por sobre el autoritarismo; de la amistad por sobre los enemigos de la Patria. Esto es una prueba que la Democracia sí funciona y que en Democracia sí se construye. Esta prueba proclamémosla a los cuatro vientos, porque es el testimonio de una Constitución moderna como programa de una Provincia y de un País mejor hecho, pero también de la afectuosa salida y del gesto hidalgo”, manifestaba el convencional peronista Rodolfo Ponce de León sobre el trabajo realizado sobre el nuevo texto constitucional.

El radical Ernesto Reyes destacaba: “Hoy, al llegar a la meta, tengo la satisfacción de decir con sinceridad que hemos elaborado un nuevo Texto Constitucional donde se ven plasmadas las ideas del constitucionalismo moderno; se ha profundizado la Democracia y dado eficiencia a los poderes del Estado”.

Te puede interesar