Estrategia ideal para cuidarse en las fiestas de Fin de Año

Opinión 23 de diciembre de 2018 Por
Diciembre es un mes especial en varios sentidos. Es el último del año y el de las fiestas, por ende es el momento de reflexiones, de balances, de pensar proyectos, de encuentros, de celebrar con familiares y amigos... Pero también la oportunidad para comer en exceso.
Comida de fin de año

Llegan las fiestas y es como la máxima revolución, no nos dimos cuenta cómo, pero finalmente el año acabó. Pensamos durante nueve meses en cuidarnos, en prepararnos para el verano, pero de pronto, sin darnos cuenta....llegó el gran momento, donde no se puede frenar, debemos seguir, tenemos que poner PLAY y no parar hasta el 1 de enero.

Emocionalmente, no podemos con todo, empezamos a extrañar a los que no están o están lejos, hay desencuentros familiares y reencuentros inesperados, el amor se siente más fuerte, el dolor también, estamos irritables y reactivos, nos cansamos de los que están muy cerca, pero también los valoramos como nunca, tendemos finalmente a ceder un poco más por los demás, nos agobia el cansancio, comemos mucho, y tenemos múltiples festejos, sumado a los interminables piquetes, el tránsito y las filas eternas para pagar en el banco y en el supermercado. Todo provoca ansiedad, estrés, angustia, expectativas, ilusiones y esperanzas.

Si durante el año resulta complicado cuidarnos mediante un orden alimentario, un buen control de las emociones y ejercicio físico, en diciembre parecería ser imposible de llevarlo a cabo.

Algunas estrategias a implementar para no caer en las tentaciones que echen por la borda el equilibrio de alimentación y actividad física de todo el año.

* Una recomendación básica: Ante una cena, EVITAR REALIZAR AYUNOS durante el día, sino respetar las 4 comidas principales, aunque más livianas. Muchas personas saltean comidas durante el día porque a la noche van a comer de más, y eso en un error.

* Moderar las porciones: cuidar las cantidades, evitar repetir el plato, si se repite que sea verduras.

* Manejar la ansiedad: buscar herramientas para evitar caer en la tentación del picoteo como, por ejemplo: servirse ensaladas que otorguen saciedad previa al plato principal, comer lento, masticar bien, dejar los cubiertos en el plato entre bocado y bocado. La idea es generar la sensación de saciedad, y en eso juega un papel fundamental cuanto tiempo se tarda en comer.

* Saber comprar: organizar lo que se va a cocinar y realizar una lista de compra, esto evitará el comprar de más. Evitar las compras exageradas de garrapiñadas, maní, budines, pan dulce, etc.

* Evitar el atracón: una alimentación equilibrada y el movimiento que se sostiene a lo largo del año será lo que en el "mes de diciembre" te permita disfrutar con tranquilidad de cada evento y evitar comer de más.

* No abandonar la actividad física: es clave para afrontar cualquier situación. Es una realidad que es una época de mayor ingesta calórica y, por ende, el gasto debe ser equilibrado. No abandonar el movimiento, si los gimnasios cierran, intentar salir a caminar. Eso será de gran ayuda y el principal "amortiguador".

* Elegir preparaciones con vegetales y frutas frescas el día anterior y al día siguiente.

Tratar de cocinar lo justo. De esta forma evitamos seguir comiendo lo mismo la semana siguiente.

* Para tomar, preferir agua en lugar de bebidas azucaradas. Preparar limonadas o aguas frutales sin azúcar.  Moderar el consumo de alcohol, principalmente antes y después de la cena.

* En el momento de la mesa de dulces, elegir lo que se va a comer y servir en un plato de postre. De esta forma, evitarás el picoteo y el comer de más.

Durante el mes de tanto reencuentro, debemos aprovechar para disfrutar de la reunión de la familia y del evento. No centrar la atención solamente en la organización en la comida; sino que además se puede pensar en la decoración, los regalos y en la música. Disfrutar de la compañía y el baile sin focalizar en la comida. Recordá mantenerte activo, aprovechar de los días para hacer actividades al aire libre ... cada paso suma! Ésta Navidad y Año Nuevo probá comidas más frescas, naturales, saludables y aptas para el verano.

Por más risas, mas sueños, menos negatividad, menos estrés y más amor. Para todos ustedes, piensen que somos lo que elegimos ser!

 

(*) Médica especialista en nutrición y directora del Centro de endocrinología y nutrición CRENYF.

Te puede interesar