Una docente mapuche fue reconocida como Maestra Ilustre

Regionales 12 de septiembre de 2018
Soledad Pignón, nacida en Anecón Grande, un paraje que se ubica a más de 80 kilómetros de Jacobacci, fue recientemente distinguida como "Maestra Ilustre 2018", por el Ministerio de Educación de la Nación.
Maestra

Soledad Pignón desde pequeña aprendió lo que era el esfuerzo: caminaba todos los días una hora y media para llegar a la escuela primaria 197, el centro vital de la comunidad mapuche que reúne a un puñado de familias trabajadoras en torno a la cría de ovejas y chivos.

“La escuela era bastante distante de mi casa y ahí fue donde termine 7° grado”, recordó con nostalgia la flamante educadora rionegrina que fue recientemente distinguida como “Maestra Ilustre 2018” por la Provincia de Río Negro.

En base a esfuerzo y superación, decidió continuar sus estudios en la Residencia Femenina de Los Menucos: “Hice el secundario en el CEM 58 y de ahí, con otras compañeras, buscamos dónde continuar el sueño de seguir estudiando”. Así fue que decidió anotarse en el Instituto de Formación Docente de Bariloche.

Su amor y entrega por la docencia “comenzó desde pequeña, en Anecón; la escuela tenía el periodo septiembre-mayo y con vacaciones largas, en ese tiempo, jugaba a la maestra con mi hermano, cuando no había clases ”, rememoró.

El Ministerio de Educación de la Nación distinguió a Soledad Pignón por su trabajo de maestra en la Escuela Básica de Adultos 35 de Fitamiche y también de grado, en la primaria 29 de Ñorquinco. Durante la ceremonia, estuvo acompañada por la ministra de Educación y Derechos Humanos de Río Negro, Mónica Silva, en el salón Blanco del Palacio Sarmiento, en la Ciudad de Buenos Aires, donde se realizó el reconocimiento.

Sobre su experiencia de enseñar a gente adulta, Soledad asegura que “es maravilloso, muy distinto a lo que es con los niños. Los adultos tienen una historia, una experiencia, una trayectoria de vida. Ellos eligen estudiar, porque no tuvieron la oportunidad de realizar la primaria en su niñez, porque no había escuela, no se podía, había que trabajar o por la razón que sea”.

La educadora destacada trabaja en la Región Sur: “Es una zona que la siento mucho, porque vengo de un lugar donde las cosas están alejadas. Llegar a esos parajes es una satisfacción enorme, para brindar las herramientas que pude adquirir con la docencia y transmitirla a los adultos, niños y poder soñar juntos”.

Para el Día de los educadores y las educadoras, la docente dejó un mensaje para todos los que quieren iniciarse en sus estudios: “Todos son capaces de cumplir sus sueños; simplemente hay que esforzarse, dedicarse y darle para adelante. Nacimos en el campo pero podemos desarrollarnos y ejercer la profesión que soñamos”.

Te puede interesar