‘Pacificum’, el documental peruano para enamorarse del mar

Cultura 10 de marzo de 2018
El largometraje ganador del Premio del Público en el Festival de Lima llegará próximamente a Netflix

La artista visual y directora de cine Mariana Tschudi fue una de las cineastas que en 2017 estrenaron largometrajes sobre el vínculo entre el ser humano y el entorno natural, al igual que Diego Sarmiento, Oscar Catacora y Sebastien Jallade. Pacificum, el retorno del océano fue la película más votada por el público en el Festival de Cine de Lima en agosto y está en proceso de traducción para su programación en Netflix en los próximos meses.

“Nuestra intención es una nueva mirada al mar: estamos en un punto crítico con el mar peruano y mientras más gente vea esta película, una nueva relación con el mar se puede crear, desde el respeto y la reciprocidad”, dijo Tschudi cuando recibió el premio del público en agosto. El objetivo se está logrando pues ha sido el primer documental peruano de divulgación científica que llegó al circuito comercial nacional, donde se mantuvo ocho semenas con una campaña de publicidad modesta en las redes sociales y las recomendaciones boca a boca.

El largometraje de 75 minutos fue una idea original de la fotógrafa aérea Evelyn Merino Reyna y el historiador Henry Mitrani. Cuenta con la música de Pauchi Sasaki, discípula de Philipp Glass.El filme describe la relación de los antiguos peruanos con el Océano Pacífico y es un vademécum visual del la riqueza actual del mar, no solo de los seres que viven dentro, sino de los mamíferos y aves de la costa, cuya alimentación depende de los seres marinos.

El relato está compuesto por cinco voces: una narración en off –que, según Tschudi, es la suya o la de las ballenas jorobadas del norte del país- y la de cuatro expertos: el paleontólogo Rodolfo Salas, especialista en vertebrados; el biólogo marino Yuri Hooker; la especialista en ecoturismo Belén Alcorta; y el arquitecto y urbanista José Canziani.

El biólogo marino Yuri Hooker y la directora del documental Mariana Tschudi

“El documental ha sido una oportunidad para expresar lo que sabemos y llegar al público en general”, dijo Salas luego de la proyección de Pacificum en el Museo de Historia Natural de la Universidad San Marcos, que esta semana cumplió 100 años de fundado. El investigador de dicho museo comentó que normalmente los artículos que publican en revistas especializadas “solo los leen de 30 a 40 personas”.

En el filme, el paleontólogo explica la abundancia de vida marina mostrando los restos fósiles del desierto de Ocucaje, en la costa sur: “es el mejor lugar del mundo para estudiar la evolución de las ballenas y delfines durante 10 millones de años”, asegura.

Hooker describe, con su cámara submarina y la de Tschudi, decenas de seres marinos: el más vistoso y sorprendente, la castañuela azul, en el norte tropical del país: “en apenas 150 km del extremo norte, la diversidad es enorme y representa más del 70% de toda la diversidad de nuestro mar”, sostiene.

El biólogo descubrió una nueva especie marina y la comunidad científica reconoció su trabajo denominándola coral de Hooker, que aparece también en el documental. “Mi misión es saber qué existe y protegerlo antes de que desaparezca”, refiere.

Tschudi comenta a EL PAÍS que ha optado por un documental que muestre lo hermoso del mar “para que las personas se enamoren de él”. Así puede tener un impacto mayor, en vez de retratar la depredación. Un segmento explica de manera cruda que miles de pelícanos y lobos marinos están muriendo de hambre, debido al exceso de pesca de anchoveta en el país.

Las ballenas jorobadas

Perú fue en 2015 el primer productor de harina de pescado, y hace décadas ocupa los primeros lugares en ese rubro: la anchoveta es la especie usada para ese producto.

“Me gustaría ver divulgado Pacificum en la Universidad Agraria, donde estudio”, pidió una joven después de una de las proyecciones del documental en Lima. “Mientras nos sigan enseñando a hacer ganadería con (la alimentación de) harina de pescado, el problema de la anchoveta seguirá”, añadió.

Pacificum desata fácilmente la conversación: muchos espectadores dicen que el filme es un regalo y una herramienta para la escuela. El 11 de marzo volverá a exhibirse en una de las salas del Ministerio de Cultura en Lima. También ha sido proyectado en caletas de pescadores: por ejemplo, en Végueta, al norte de Lima, donde algunos de los espectadores, niños y adultos, generaron el hashtag#SéAgradecidoConElMar, al igual que los antiguos peruanos, que edificaron decenas de huacas –templos prehispánicos– frente al océano, para agradecer el espíritu que les daba vida. Las vistas desde drones de las huacas y fósiles son otro aporte del largometraje.

EL PAIS

 

Te puede interesar