Banco Patagonia Marzo 2019

El incendio forestal arrasa todo a su paso y se encuentra a 50 km de Santiago

Internacionales 26 de enero de 2017
A 53 kilómetros al oeste de Santiago está ubicada la comuna de Curacavi, localidad que hace 9 días se levanta todas las mañanas con sus autos y casas cubiertos de cenizas por el intenso incendio forestal que afecta a la zona, en el sector rural de Los Naranjos.
5889ea2409394_645x362

Sobre la situación actual del incendio, el comandante Parada detalló que existen dos grandes focos, “uno en el sector de Casablanca y el otro en el sector del Pangue. En Casablanca la situación está muy activa porque son kilómetros los que están en llamas, pero tiene la particularidad que no tiene viviendas cercanas, sólo se quema vegetación”.

“En tanto en el sector del Pangue y que anoche nos tuvo bien movilizados, también se encuentra muy activo, pero detuvimos su avance a sectores residenciales gracias a los cortafuegos que montamos con camiones aljibe”, detalló Pedro Parada.

Si bien el sector urbano de Curacaví está fuera del alcance de las llamas, su comunidad reaccionó rápidamente al siniestro y comenzaron a organizarse. Una de ellas fue Lorena Fuentes, quien montó el comedor que recibe a todos los voluntarios que combaten bajo el intenso sol, el fuego que arrasa con todo a su paso.

“Con mi marido tenemos una productora de eventos y por eso contamos con toda la implementación con la que montamos el comedor del campamento.Y aunque Curacaví es un pueblo chico, ´pucha´ que somos solidarios. Todos los que trabajamos aquí cocinando, lavando y preparando las colaciones para los voluntarios, somos vecinos. Y la comida y los materiales que tenemos la han traído más vecinos. Acá nos conocemos todos, por eso hacemos estas cosas”, comenta una energética Lorena.

El fuego de la cocina es el único que no se apaga ni de noche ni de día, por lo que los turnos de trabajo de los 23 voluntarios con los que cuenta el comedor, es fundamental para atender a los hambrientos brigadistas que retornan de las llamas, para descansar y luego volver al trabajo, que a medida que pasan los días ya llega a ser una rutina sin fecha de término.

Te puede interesar