Banco Patagonia Marzo 2019

Se reaviva el fuego en Río Colorado con las tormentas eléctricas

Regionales 31 de diciembre de 2016
El incendio ya consumió más de 270.000 hectáreas en los departamentos de Adolfo Alsina, Conesa, Pichi Mahuida y Avellaneda.
Incendio en Rio Colorado

Personal de Bomberos de Río Colorado, propietarios de campos y vecinos  continúan trabajado sin descanso desde el pasado 24 de diciembre para tratar de controlar los distintos focos de incendios en las zonas rurales, que arrasaron con lotes completos.

De acuerdo a los presidentes de las Sociedades Rurales, que se reunieron anteayer con funcionarios de la provincia, sumado a un informe del INTA y la evaluación de Defensa Civil, se vieron afectadas más de 270 mil hectáreas de campo por los incendios desatados en los departamentos de Adolfo Alsina, Conesa, Pichi Mahuida y Avellaneda.

El siniestro ya devoró miles de kilómetros de alambrados y postes perimetrales; cientos de cabeza de vacunos; maquinarias completas; instalaciones ganaderas; viviendas, molinos, corrales y hasta puso en peligro la integridad de cuadrillas de personas que trabajan en contrafuegos.

La comunidad de Río Colorado, preocupada, realizó algunas cadenas para colaborar con las personas que trabajan en los campos y reunió más de 100 kilos de naranja, agua mineral y otros elementos que se utilizan durante el combate al fuego.

Otra preocupación e incertidumbre que comienza apoderarse de los propietarios de campos es la imposibilidad de retener los animales vacunos, por la escasez de pastos para el alimento en los campos quemados (ver recuadro aparte) .

Para empeorar el panorama ya de por sí complejo, ayer al mediodía , una pequeña tormenta eléctrica –pasajera– descargó varios rayos que generaron al menos media docenas de nuevos focos de incendios en los lotes 4 (Domingo Albizua, Zubieta); 8 (Pedro Albizua); 9 (Martínez); 17 (Guiretti, Reyero), y 24 (Proinsal, Aroldo Albarracín).

A eso hay que sumarle que los constantes cambios de dirección del viento fueron el mayor problema y lo que impidió realizar trabajos efectivos para controlar los distintos incendios.

Los socorristas esperaban hacer un vuelo para identificar desde el aire la ubicación de las cabezas de fuego y datos actualizados que sirvan para los trabajos.

Te puede interesar