Banco Patagonia Marzo 2019

El invierno se come con cuchara

Vida y Ocio 06 de junio de 2019
Productos de temporada y preparaciones reconstituyentes que nos ayuden a combatir el frío. Las claves para comer de forma saludable y cuidarnos en el invierno.
alimentacion-2

Las temperaturas bajan y el cuerpo nos pide platos reconfortantes y ricos en nutrientes, con los que combatir el frío y reforzar nuestro sistema inmunológico. Una alimentación saludable se caracteriza también por escoger productos de temporada, y prepararlos de forma ligera y adaptada a cada estación. Si quieres conocer los ingredientes para cuidarte este invierno, toma nota.

Frutas y verduras, siguen siendo esenciales
Si en verano nos ayudan a hidratarnos, cuando llega el invierno siguen siendo la base fundamental de una dieta sana, gracias a su gran aporte en vitaminas y minerales.

Algunos resfriados son inevitables, pero reforzando nuestro sistema inmunológico podemos reducir las posibilidades, al menos en parte. Para ello nada como un buen aporte de vitamina C por si hubiera alguna carencia. Está presente en cítricos como naranjas, limones, mandarinas y pomelos y en otras frutas y hortalizas, como kiwis, pimientos rojos, perejil o brócoli.

Más conocida como retinol, la vitamina A está presente en las acelgas, la escarola, las espinacas y la mayoría de verduras de hoja verde.

Más protagonistas del invierno: la palta, que forma parte de las grasas beneficiosas, y añade Vitaminas E (antioxidante) y D (que ayuda a absorber el calcio), más potasio, con su efecto diurético. Coliflor, apio, calabazas y zanahorias comparten propiedades similares. Nutrientes, fibra y poco aporte calórico.

Una alimentación que reconforta
Para hacer frente a las bajas temperaturas, necesitamos alimentos que además de vitaminas y minerales, nos proporcionen vigor y calor interno. Si añadimos que sean saciantes, como los cereales integrales, mucho mejor.

Quinoa, mijo, avena o arroz, enriquecen nuestros platos de verduras y con sus hidratos de carbono de absorción lenta nos llenan de energía por más tiempo. Los frutos secos pueden cumplir la misma función. Aunque tienen una alta densidad calórica (con comer un puñado es suficiente), más de la mitad de su composición son ácidos grasos cardiosaludables y por lo general aumentan la termogénesis, haciendo que gastemos más calorías cuando estamos en reposo.

Las legumbres, un superalimento accesible, son otras de las preferidas de estas fechas. También nos dan una buena dosis de energía, proteínas vegetales y mucha fibra: lentejas, garbanzos, soja… Todas son deliciosas y saciantes. Si las combinamos con verdura y cereales integrales, tendremos un plato de lo más completo.

Cuando el frío aprieta, una buena infusión es ideal para entrar en calor. Algunas, como las de tomillo, son digestivas y alivian las irritaciones de garganta. También hay que tener presente el té de orégano con limón para calmar la tos. Además, si les añadimos una cucharadita de miel, nos beneficiaremos de sus propiedades antibacterianas.

El invierno se come con cuchara
En verano, las ensaladas y los batidos hacen que resulte muy fácil consumir una cantidad adecuada de frutas y verduras. En invierno, esa función la cumplen las sopas, las cremas y los guisos.

Ya sabemos qué ingredientes no pueden faltar en nuestra alimentación de invierno, ahora toca mezclarlos adecuadamente y preparar con ellos apetitosos platos de cuchara. En esta época las comidas suelen ser más abundantes, por lo que recurrir a las cremas o las sopas es una buena forma de aligerarlas.

También nos ayudan a hidratarnos, y admiten tanta variedad como nos permita nuestra imaginación. Para las sopas, una base de cebolla, puerro y apio, les dará sabor, además de ayudar a evitar la retención de líquidos. Partiendo de esta base podemos ir variando y añadir algas, pescado, miso, un puñado de arroz… La calabaza y la zanahoria, están buenísimas en cremas, con un poco de papas para espesar y una cebolla. Al igual que las espinacas o la coliflor.

Podemos preparar las sopas y cremas para varios días y guardarlas en la heladera o incluso congelarlas. Al igual que los guisos de legumbres, que están todavía más buenos al día siguiente y son la esencia de multitud de recetas para entrar en calor.

Teniendo en cuenta estos puntos, cuidarse en invierno es muy sencillo y un auténtico placer para el paladar.

Te puede interesar