Banco Patagonia Marzo 2019

Premiaron a un rionegrino por su investigación en polinizadores silvestres y cultivos

Regionales 05 de junio de 2019
Lucas Garibaldi, director del Instituto de Investigaciones en Recursos Naturales, Agroecología y Desarrollo Rural de la Universidad Nacional de Río Negro Sede Andina, fue consagrado como ganador del Premio Estímulo 2019.
Lucas Garibaldi

El director del Instituto de Investigaciones en Recursos Naturales, Agroecología y Desarrollo Rural de la Universidad Nacional de Río Negro (UNRN), Sede Andina, Lucas Garibaldi, fue reconocido por su investigación en polinizadores silvestres y la importancia que tienen sobre los diversos cultivos, informaron hoy fuentes universitarias.

"Tiene que existir una convivencia entre los cultivos, la ganadería, la forestación y los hábitats naturales y seminaturales, porque también dependemos de ellos para sobrevivir", dijo el investigador.

En diálogo telefónico con Télam explicó el motivo por el que fue reconocido con el Premio Estímulo 2019, de la Fundación Bunge y Born, y reflexionó en la relación que existe entre la producción agrícola, el medio ambiente y los hábitats naturales. 

"Hoy en día más producción muchas veces significa más degradación; mi trabajo se basa en la manera de cuidar el medio ambiente y potenciar la producción", señaló Garibaldi.

Para el investigador rionegrino existen muchos ejemplos positivos de cómo se pueden producir alimentos promoviendo la diversidad de especies "como las abejas que cuentan con más de 20.000, en todo el mundo", aclaró. 

En ese sentido dijo que también se pueden crear "paisajes rurales que sean productivos en el corto y en el largo plazo, amigables para el ser humano y que no degraden el medio ambiente".

Garibaldi afirmó que "una agricultura diversa hace más estable la producción en el tiempo en cuento a décadas".

El jurado de la premiación describió que "con una fuerte impronta cuantitativa y estadística, uno de los aportes más significativos de Lucas Garibaldi consistió en la demostración de que la diversidad y abundancia de polinizadores silvestres son más importantes que la abundancia de la abeja doméstica en el servicio de polinización de muchos cultivos".

El trabajo del investigador de la UNRN se basó en modelos matemáticos y estadísticos para diseñar paisajes rurales que sean amigables con el ser humano, y que optimicen todos los beneficios, no solo la producción agrícola, sino también la purificación del aire y del agua, manteniendo la biodiversidad y previendo eventos extremos como las inundaciones.

"Es en ese marco que tiene que existir una convivencia entre los cultivos, la ganadería, la forestación y los hábitats naturales y seminaturales, porque también dependemos de ellos para sobrevivir", indicó Garibaldi.

El rionegrino señaló que en un campo con radio de 2 kilómetros "tiene que existir un hábitat con biodiversidad natural".

En su reflexión, reconoció que los seres humanos estamos ante un problema muy grave, que es la pérdida de biodiversidad en el mundo, "pero sabemos cómo producir de manera más sostenible, existe evidencia sólida y científica de tras de ello", aseguró. 

Finalmente dijo que el agro en Argentina durante los últimos años fue muy dinámico, y que el próximo paso a gran escala en nuestro país, es incorporar conceptos ecológicos a la producción agropecuaria.

Te puede interesar