Banco Patagonia Marzo 2019

Alegatos de clausura en el juicio por el crimen de Eduardo Honores

Locales 31 de mayo de 2019
El debate oral y público culminó con el pedido de declaración de culpabilidad por parte de la fiscalía y de la querella, mientras que la defensa abogó por la absolución por certeza negativa de la autoría por parte de su asistida.
Alegatos

Por el Ministerio Público Fiscal, a cargo de la valoración de la prueba, estuvo el fiscal jefe, Gustavo Herrera. Señaló al comenzar su exposición que su teoría del caso había sido acreditada y solicitó al Tribunal que declare culpable a la acusada por homicidio doblemente calificado por ser cometido con alevosía y por ser cometido criminis causae, en el supuesto de que dio muerte a la víctima para lograr su impunidad.

Para lo anterior tuvo en cuenta una serie de indicios que caracterizó como unívocos entre los cuales destacó: colillas de cigarrillos halladas en el lugar del hecho y que presentaban ADN de la acusada, huellas dactilares de la acusada que fueron recavadas de una caja, de una botella y de una bolsa en la vivienda de la víctima y de huellas de calzado que se correspondían con una zapatilla secuestrada en la vivienda de la acusada.

Además destacó que del relevamiento de las conversaciones vía mensaje de texto que pudieron reconstruirse a partir de pericias tecnológicas realizadas sobre un celular , surgía que la imputada y la víctima, habían mantenido contactos para pactar un encuentro durante la noche del crimen.

Finalmente, Herrera recordó que en un allanamiento realizado en la vivienda de la acusada, se secuestraron distintos elementos que pertenecían a Honores y que estaban en su vivienda el día anterior al crimen. A la explicaciones vertidas por la acusada sobre como obtuvo las mismas las calificó como “mendaces” y “contradictorias” respecto de la primer declaración que brindó la mujer en la formulación de cargos y la que brindó durante el juicio.

Respecto a la hipótesis de la defensa que se centra en que la escena del crimen fue montada, el fiscal replicó que el perito ofrecido por la defensa no resultaba confiable puesto que carecía de experiencia suficiente para el trabajo encomendado y agregó que su labor se había centrado en analizar fotografías de lo relevado n el lugar pero que no había presenciado de forma directa la escena del crimen.

La querella, representada por el abogado particular, Agustín Aguilar, adhirió al pedido de declaración de culpabilidad de la fiscalía y destacó el trabajo del Ministerio Público Fiscal durante la investigación.

La defensa pidió la absolución

El defensor oficial, Juan Pablo Piombo, solicitó que su representada sea absuelva por existir certeza negativa de que la misma hubiera cometido el crimen.

El abogado cuestionó la investigación y sostuvo que hubo hipótesis y sospechosos que no fueron investigados hasta agotar las posibilidades de producir evidencias, señalando por ejemplo que existía en un cajón de una de las habitaciones de la casa de la víctima un preservativo que fue peritado a pedido de la defensa y que arrojó resultados compatibles de ADN de la víctima y otra mujer, pero no que no era de la acusada.

Pidió al Tribunal que resuelva el caso aplicando la perspectiva de género aseverando que los investigadores habían buscado acusado a una persona con el perfil del acusado: mujer, pobre, con antecedentes penales, entre otros aspectos.

A partir de la declaración de un perito, la defensa sostuvo que se había acreditado que la escena del crimen había sido montada. Al respecto, Piombo, explicó que en base a las fotos del trabajo realizado en el lugar del crimen, se observaba en una foto la presencia de una colilla de cigarrillo en una zona de la casa, pero que en una anterior cronológicamente, sacada de forma panorámica sobre el mismo sector, la colilla no se veía en la imagen.

Al planteo de la fiscalía de se trataba de una pixelación y que por ese motivo no se había podido observar la misma, el defensor oficial replicó que no se trataba de un pixelado y que la imagen era “elocuente” para apoyar su tesitura. Para finalizar sobre este punto sostuvo que la clave para conocer quien era el verdadero autor del crimen estaba en descubrir quien colocó las colillas de cigarrilos en la escena del crimen y el motivo por el cual lo hizo.

Por lo anterior solicitó que la acusada sea absuelta y puesta en inmediata libertad. Además requirió al Tribunal que remita copia de la declaración del perito en el juicio para que se inicie una investigación por la posible comisión de un delito de acción pública.

La imputada hizo uso de la última palabra y si bien aceptó contar con antecedentes, negó rotundamente haber dado muerte a Honores.

El Tribunal integrado por Álvaro Meynet, Florencia Caruso y Julio Martinez Vivot, informará su veredicto el próximo miércoles en horas del mediodía en el edificio judicial de España y Urquiza de Cipolletti.

El Hecho

El hecho materia de acusación sucedió el 7 de mayo de 2017 entre la medianoche y las cuatro de la madrugada en el domicilio de la víctima ubicado en calle Villegas al 900 de Cipolletti. En esas circunstancias y mientras el hombre se alistaba para tener relaciones sexuales en el interior del baño de la vivienda, la acusada, le habría disparado con un arma de fuego a la altura del tórax provocándole la muerte para posteriomente robar pertenencias y dinero en efectivo de la víctima. 

La calificación legal del caso es la de homicidio agravado por ser cometido por alevosía y en circunstancias criminis causae.

Te puede interesar