El Festival de la Literatura "Filba Nacional" llega a Bariloche del 6 al 9 de abril.

Cultura 05 de marzo de 2017
El festival reunirá cerca de 30 escritores que ofrecerán recitales, catas de libros, charlas y talleres estableciendo puentes entre la producción cultural local con otras partes del país.
bariloche
Biblioteca Popular Sarmiento, sede principal del VI Filba Nacional

El VI Filba Nacional se realizará del 6 al 9 de abril en la ciudad de Bariloche, Río Negro, donde 25 autores como Pedro Mairal, Pablo Bernasconi y Rosario Bléfari ofrecerán recitales, catas de libros, charlas y talleres atravesados por la fuerza de la geografí­a patagónica, ecos de la cultura mapuche y del turismo social y una intensa producción local de poesí­a que tiende lazos con Chile.

Tras su paso por las ciudades de Bahía Blanca, Azul, Santa Fe, Mar del Plata y San Rafael, el festival literario Filba recalará en Bariloche y, como todos los años, lo hará de jueves a domingo, esta vez adelantándose siete días a la Semana Santa: "No queremos que sea algo turístico. La intención es llegar a poblaciones que no tienen estas actividades de acceso a la lectura durante el año", explica a Télam su directora, Gabriela Adamo.

Con el foco puesto en la convivencia entre el avance científico y una mitología persistente, las tensiones entre el centro y la periferia, el Filba apuesta una vez más a "generar un diálogo persistente con los autores de cada lugar que se extienda más allá del festival y que vaya delineando un mapa literario nacional", indica Adamo.

Fundación Filba promueve la literatura en todas sus formas y entre todo tipo de lectores Fundación Filba promueve la literatura en todas sus formas y entre todo tipo de lectores

Esther Cross, Ricardo Coler y Julián López integran una extensa lista de invitados confeccionada por el comité organizador (que integran Claudia Piñeiro, Iosi Havilio y Diego Erlan) que se dará a conocer completa a mediados de mes, anticipa Adamo, con "nombres de escritores consagrados y nóveles de distintas generaciones que no hayan participado antes".

La sede principal de festival será la Biblioteca Popular Sarmiento que, construida a fines de los años ’30, conforma la típica postal del Centro Cívico (un edificio de piedra y techo de pizarra negra frente al lago) y "alberga la colección más grande de literatura patagónica del país", destaca Adamo.
Casa Soria Moria, ubicada en la península de Llao Llao abrirá sus puertas a Filba el sábado 8 de abril
Mientras que la casa Soria Moria, construida en los años 40 en la península de Llao Llao, abrirá sus puertas el sábado 8 de abril; propiedad de la Fundación Invap de tecnología de avanzada (ahí se construyó el satélite Arsat), la casa será el epicentro de un programa que propone abordar el cruce entre las artes y las ciencias.


Las actividades se desarrollarán en toda la ciudad, incluyendo sus márgenes, de la Estación Araucanía, centro de arte y espectáculos ubicado en avenida Exequiel Bustillo al 11500; pasando por la Escuela Municipal de Arte La Llave, en Sobral y Onelli; a la biblioteca del barrio 270 Viviendas, adonde se prevé además donar libros. Además, se harán actividades en pequeñas bibliotecas y centros de zonas marginales.

"Nos interesa visitar cada ciudad y descubrir su escena literaria -puntualiza Adamo-. En Bariloche encontramos un movimiento literario muy distinto al de Capital, cuenta con una comunidad muy vasta de poetas y pequeños sellos que se dedican a publicar poesía".

Esta geografía literaria está definida también "por un fluido contacto con Chile, una especie de lazo de amistad con su literatura que está muy a la vista. Cuando buscamos autores emblemáticos de la zona, guiados por referentes locales, un cuarto de la lista quedó confeccionada por voces chilenas", destaca la directora del Filba.

"Se trata de una circulación de la producción literaria y la lectura distinta, muy interesante de descubrir y mostrar para desarrollar otro tipo de relaciones. Esto no lo vimos en ninguna otra ciudad. San Rafael, por ejemplo, es una ciudad también cercana a la frontera con Chile, pero más interesada en mirar hacia Buenos Aires", apunta Adamo.

"Lo que ocurre en estos festivales es muy dinámico y particular, el hecho de que todos los invitados convivan durante cuatro días, viajen juntos, estén fuera de su casa, genera un clima de complicidad muy sustancioso entre ellos y con el público", detalla.

La presencia de la ciencia con institutos de fama mundial como el Balseiro, cruzándose con mitos como los de Nahuelito o la isla donde Perón fabricaría una bomba nuclear, son algunos de los tópicos que alimentarán el fuego creativo de este encuentro literario, que entre sus actividades contará con la tradicional "Bitácora" de cierre, que escribirá un grupo de escritores tras recorrer zonas emblemáticas de Bariloche.

Caminatas por el bosque, mesas de lectura, catas de libros y cerveza, entrevistas y el tradicional “1 a 1” (un autor lee en la intimidad para una sola persona del público) completarán la oferta de actividades.

También habrá música folclórica y clásica, huellas de la Camerata Bariloche y del Camping Musical, mientras que Rosario Bléfari ofrecerá un recital el fin de semana y Pablo Bernasconi, residente de Bariloche y nominado este año al premio Hans Christian Andersen, presentará la obra de teatro "De mentiras y moretones", basada en su libro homónimo.

El objetivo es "llevar lo mejor de la literatura argentina a cada ciudad y generar un diálogo duradero con cada lugar. No queremos festivales locales, sino poner la mirada más allá del centro y la superficie para generar redes duraderas, posibilidades de intercambio y trabajo conjunto. Siempre llegamos con algunas ideas y nos vamos con más", afirma Adamo.

Habrá además un encuentro para docentes y una reunión para bibliotecarios coordinada por la Comisión Nacional de Bibliotecas Populares (Conabip) y actividades Filbita para los más chicos.

"Nos importa mucho llegar a todo tipo de público para promover la lectura y los docentes son clave para esto. Por eso les facilitamos una jornada de diálogos con los escritores -señala Adamo. Un docente entusiasta, que lee con gusto, será mejor transmisor de la lectura que uno para quien un texto es ilegible".

Esto tiene que ver, finaliza Adamo, con "promover hábitos de lectura crítica. Hay autores que no son fáciles pero si alguien te guía probablemente los disfrutes. Ser un lector crítico sirve para entender mejor el mundo en que te movés, saber leer con independencia genera empatía y te permite imaginar otros finales, permite que entiendas que no estás atado a lo que te toca".

Telam

Te puede interesar