Matrimonio y Patrimonio. Los bienes durante el matrimonio

Opinión 02 de marzo de 2017 Por Dr. Mario Dubois
Con la sanción del nuevo Código Civil y Comercial de la Nación se generó la posibilidad de que los contrayentes puedan decidir que van a hacer con sus bienes durante el matrimonio.
divorcio_con_casa

Esta novedad, es muy importante y por eso decidimos analizarla y difundirla, siempre desde la óptica del cliente que viene a consultar.

 Foto Mario con epigrafe Nuestro cliente emprendedor, luego del intenso trabajo de asesoramiento realizado, y que les relatáramos en las notas anteriores, ya está trabajando y poniendo en marcha su negocio, pero en un estudio jurídico son muchas y de distinta naturaleza las consultas que vamos respondiendo y para ello disponemos de áreas de especialización, para que todos podamos estar al día en materia de legislación y jurisprudencia.

Hoy un antiguo cliente, empresario y con una buena situación económica nos viene a consultar, porque está en pareja, es de estado civil soltero y piensa en la posibilidad de casarse, pero está preocupado por el cambio que su decisión pueda tener en sus negocios y bienes.

¿Cómo es el tema de los bienes cuando una persona contrae matrimonio?

En la actualidad hay dos sistemas de bienes, el de comunidad de gananciales y el de separación de bienes.

El primero, que es el tradicional, consiste en que todos los bienes que se adquieren durante el matrimonio pertenecen a la comunidad de los esposos, es decir son gananciales, salvo que hubieran sido adquiridos con fondos propios o por herencia, legado o donación. Los anteriores a la celebración del matrimonio continúan siendo propios de cada uno de los cónyuges. En este régimen para vender los bienes registrables, como un auto o un inmueble, es necesario el asentimiento del otro.

El segundo, es la novedad del derecho argentino, a partir de la sanción del nuevo Código Civil y Comercial, donde ninguna comunidad nace con el matrimonio y cada cónyuge conserva su patrimonio en forma independiente. Todos los bienes que se adquieren siguen siendo propios de cada uno de los cónyuges, quienes tienen la libre administración y disposición.

¿Cómo se decide cuál de los dos sistemas se va a aplicar a un matrimonio?

En realidad si los contrayentes nada resuelven, igual están decidiendo, porque en ese caso, al celebrarse el matrimonio comienza a aplicarse el régimen de comunidad de gananciales, pero si ambos desean tener patrimonios separados, entonces tienen que firmar una convención matrimonial antes del casamiento donde específicamente expresen su voluntad de elegir el régimen de separación de bienes.

¿Y cómo se hace esa convención?

Se hace por escritura pública y tiene efecto a partir de la celebración del matrimonio.

¿Si las partes cambian de opinión, se puede modificar?

Antes del matrimonio se puede cambiar y dicha modificación también debe ser realizada por escritura pública.

Después del matrimonio también se puede hacer una convención matrimonial modificando el régimen, pero luego de un año de vigencia del anterior.-

¿El derecho de disponer de los bienes propios es ilimitado?

No, en el caso de la vivienda familiar, aún cuando sea de carácter propio de uno de los cónyuges, solo se puede disponer de ella con el asentimiento del otro. Esta protección de la vivienda familiar también se extiende a todos los muebles indispensables de ésta.

Nuestro cliente tiene la información necesaria para tomar una decisión, respecto de la elección del régimen de bienes en el futuro matrimonio, pero la misma, no puede ser unilateral ya que la decisión es compartida con su futura contrayente y por ello prefiere continuar en una próxima reunión, luego de haber tenido una importante conversación con ella.

Logo Estudio Mario1

Te puede interesar